GTRES

Los mayores 'haters' de Ryan Reynolds viven con él en casa

Dice que Blake Lively y sus tres hijas son peor que los trolls de Instagram

Cómo trolea, cómo trolea, delante del churri pa que la vea. 

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Ryan Reynolds (44) dice que toda su familia le 'trolea'. El actor de 'Deadpool' ha bromeado con que no tiene necesidad de meterse en sus redes sociales para encontrar gente que se burle de él, porque su mujer Blake Lively (33) y sus tres hijas (James, de seis años, Inez, de cuatro, y Betty, de 22 meses) le 'trolean' lo suficiente.

Cuando le preguntaron si alguna vez le habían 'troleado', dijo a la revista People: "Oh, Dios, sí, por supuesto. ¿Me estás tomando el pelo? Vivo con una. Mi mujer me 'trolea' muchísimo. ¿Por qué iba a conectarme a Internet? Lo tengo aquí en casa. Incluso mis hijas me 'trolean' ahora, así que no estoy a salvo de nada".

Creemos que han aprendido del mejor

Por otra parte, el actor ha dicho recientemente que espera que sus hijas crezcan y se conviertan en "seres humanos conscientes de sí mismos" y que quiere que "influyan en un cambio positivo" en el mundo. "Ni siquiera pienso en ello como si fuera un padre de niñas. Quiero a mis hijas. Quiero que crezcan como seres humanos conscientes de sí mismas y que influyan en algún cambio positivo, de alguna manera, en el mundo".

Ryan es el hermano menor de su propia familia, por lo que no tenía experiencia en la crianza de niños hasta que se convirtió en padre. Así, el protagonista de 'Free Guy' ha dicho que estaba "preocupado" cuando Blake se quedó embarazada del tercer hijo de la pareja, ya que le preocupaba la posibilidad de tener un bebé varón después de saber sólo cómo criar niñas.

Añadió: "Yo era el más joven de cuatro niños. Las puertas me parecen un privilegio. Como en la mayoría de los casos, me lanzaron contra las paredes. Fui un blanco móvil. Fui órganos cosechables de emergencia. Lo que sea. Yo era eso como el más joven de cuatro chicos grandes y fornidos. Incluyo a mi padre en que era el más joven de cinco, porque era casi como un niño a veces. Así que, al tener niñas... No sé nada más. Con nuestra última hija, Betty, estaba preocupado. No lo sabía. No sabíamos cuál iba a ser el sexo hasta que nació. Así que estaba un poco... ¿Y si tengo un niño? ¿Cómo va a ser eso?"