@mtmad / TWITTER

Marta Peñate y el 'yo nunca' más extremo con calabozo incluido

Confesiones en Mtmad

Un juego con su hermana y su madre que termina... MAL.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Marta Peñate sigue a tope con su canal de Mtmad y después de desvelar su adicción a las drogas en el pasado o que quería tener un hijo con su actual pareja, Tony Spina, la que fuese concursante de 'La casa fuerte' se ha puesto a prueba con el 'Yo nunca' más extremo. Por si no sabéis de qué va este juego, muy sencillo, se dice un 'Yo nunca he hecho...' y el que lo haya hecho bebe. Ha salido de TODO.

Lo mejor es que Marta se atrevía a desvelar sus secretos junto a su madre y su hermana y claro... La cosa salía pues como esperábamos: MAL. ¿A quién se le ocurre jugar con su madre? Pues sí, a la canaria. Bueno, la cosa empezaba flojita con las típicas preguntas inocentes hasta que de repente salía: 'Yo nunca he robado'. Marta y su hermana bebían y su madre se quedaba así como picueta. 

La hermana decía que lo suyo había sido una chiquillada de pequeña pero lo de la novia de Tony Spina era mucho pero que mucho más fuerte. Marta reconocía haber robado un coche con 16 años debido a que se juntaba con malas influencias... De hecho llegó a pasar una noche en el calabozo y su hermana tuvo que ir a sacarla pagando una fianza de 600 euros. Pero la historia no acaba aquí sino que además estuvo dos semanas haciendo trabajos sociales para cumplir con la justicia.

La madre de Marta no daba crédito a lo que sus hijas le estaban contando y en un principio no se lo creía (o no quería creérselo) pero la cosa poco a poco se fue poniendo más seria hasta que la mujer decidía abandonar el juego. ¡Qué fuerte! Marta y Laura conseguían su objetivo que era engañar a su madre diciendo que habían hecho todo lo que se les preguntaba: tríos, robos, infidelidades, orgías, drogas... Perooooo tú también has picado porque ERA UNA BROMA.

Sí, ciela, Marta Peñate no ha estado en el calabozo todo era una bromita sin importancia para sacar a su madre de sus casillas y lo consiguieron, vaya que si lo consiguieron porque la mujer no siguió jugando porque no quería enterarse de las intimidades de sus hijas. Al final todo quedó en eso, una broma.