INSTAGRAM

Marta López Álamo y su nuevo retoque estético... Cuarto cambio de pecho

La pareja de Kiko Matamoros no se encontraba cómoda.

CUORE.ES -

Kiko Matamoros calienta motores para vivir una de las experiencias más importantes de su vida, ser concursante de 'Supervivientes', mientras su pareja, Marta López Álamo, también se enfrenta a otro de los momentos clave: la recuperación de una reciente operación estética. La modelo ha pasado por el quirófano para someterse a una reducción de pecho de la que ya ha dejado ver parte de su resultado.

Después de haberse sometido a otra intervención para hacerse unos implantes hace unos años, Marta ha decidido cambiárselos y ha aprovechado para revelar a través de Twitter que esto era algo que quería hacer desde el momento en que se puso más volumen. "Mi cuerpo no admite tanto tamaño y tampoco me gustaba en bikini o lencería", ha expresado a través de esta red social en una ronda de preguntas con sus seguidores.

Con ello, ha aprovechado para compartir todos los detalles de este proceso. "Tenía 380cc redondas y me he puesto 315cc anatómicas", ha contado, muy feliz, asegurando que su anterior apariencia ha sido en alguna ocasión un obstáculo para su carrera profesional. "Necesitaba hacerlo por mi trabajo, porque me rechazaron de una marca hiperimportante por tener prótesis redondas", ha admitido. Y es aquí cuando debemos explicar cuál es la diferencia entre unas y otras.

Esta reside, principalmente, en su forma. Las prótesis anatómicas simulan la forma natural de la mama, es decir, tienen más volumen en la parte inferior del pecho que en la parte superior, con un desnivel que va de arriba a abajo. Sin embargo, las prótesis redondas tienen idéntico nivel en ambas partes.

No obstante, a pesar de ser algo estético, Marta ha reconocido que tampoco se sentía muy cómoda con sus anteriores pechos porque no podía descansar bien. "No dormía cómoda y eran demasiado para mi estructura. Además, estoy muy delgada para tener prótesis redondas. Fin. Para gustos, los colores", ha añadido y ha reconocido que el proceso de recuperación tampoco está siendo nada fácil.

Con ello, ha contado que, tras su primera operación, tuvo que ingresar en quirófano por una complicación derivada de ella. "Lo malo (en mi caso) de operarte por encima del músculo es que, como no duele nada, me muevo mucho. Esta vez no lo estoy haciendo, porque la última vez tuve que entrar de nuevo en el quirófano, como ya conté, porque se me encapsuló de no estarme quieta", ha revelado.

Conviene recordar que esta es la cuarta vez que Marta decide cambiar la apariencia de su pecho. La primera vez tuvo lugar a los 21 años, cuando decidió someterse a un aumento de pecho. Dos años después, volvió a retocarse para acabar con algunos problemas e inconvenientes. Entonces, cambió las prótesis y se las puso por delante del músculo, con un tamaño mayor. Poco después, regresó para solucionar otro problema ocasionado por el desplazamiento de los implantes.