GTRES

Mario Casas y Blanca Suárez se juran amor eterno a base de tinta

Y sin papeles de por medio.

ÁLVARO DE LOS SANTOS | CUORE.ES -

Mario Casas (35) y Blanca Suárez (32) son la pareja del verano. Y lo seguirán siendo después (o eso parece) porque nos han demostrado que van muy pero que muy en serio. Tanto que comparten tatuaje, los actores se han tatuado el símbolo del amor por excelencia: un corazón. Lo que empezó siendo una amistad ha acabado por trascender de tal manera que ahora se llevan mutuamente en la piel, por si acaso se les olvida lo mucho que se quieren.

La pareja no ha soltado mucha prenda desde que se rumoreó que tras ocho años de amistad había surgido el amor entre ellos.,, Pero nos han dado más de una pista hasta que llegaron los famosos besos en la fiesta del Orgullo LGTBIQ+ que han sido noticia durante días.

En esta misma celebración Blanca mostraba un nuevo tatuaje en el costado de un corazón anatómico negro y rojo.

Muy familiar todo.  | GDG / GTRES

Por supuesto no es ninguna casualidad, su significado tiene mucho que ver con el señor Casas. De hecho, Mario subió a 'stories' una foto de un colgante suyo con la misma forma que el de Blanca. Lo que nunca hubiésemos imaginado es que el gallego se tatuase en el pecho exactamente el mismo diseño que Blanca estrenaba en el costado a principios de verano.

Un compromiso en toda regla que representa un amor de película. Mario Casas ha querido gritar a los cuatro vientos su emotiva muestra de amor y lo ha hecho subiendo una foto a Instagram en la que se aprecia perfectamente esta insignia que reposa sobre su pectoral izquierdo. En las fotos en las que sale sin camiseta aparece el colgante en cuestión junto al tatuaje que ha unido a la pareja de por vida.

 

SU M M ER.

Una publicación compartida de Mario Casas (@mario_houses) el

El actor tiene ahora tres corazones, que no son pocos y parece que compartidos con una persona. Un amor a fuego lento que nos ha conquistado a todos y que esta vez, no viaja en barco y prescinde de guiones.

Confirmado, nos hemos puesto moñas.