GTRES

Novedades en el caso Mario Biondo antes de la visita de Raquel Sánchez Silva a 'El Hormiguero'

Un giro inesperado en el caso

La familia del fallecido tiene nuevos datos. Importantísimos.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Atención, atención que el caso Mario Biondo acaba de dar un giro inesperado. Lo dice el periódico La Vanguardia, y mucho ojo porque parece ser que el cámara no estaba solo la noche que murió. ¿Cómo? ¿Qué? Atiende que te contamos todo lo que se sabe. Esto, por cierto, sale a la luz justo antes de la visita de Raquel Sánchez Silva, mujer del fallecido, a 'El Hormiguero'. ¿Aceptará pronunciarse sobre el asunto?

Bueno, la historia viene de Italia, y de parte de la familia de Mario. Te acordarás que jamás han aceptado la tesis oficial que apuntaba a un suicidio por parte del italiano, por lo que no dudaron en activar toda la maquinaria de investigación.

Las diligencias llevadas a cabo por la abogada contratada por la familia, una tal Carmelita Morreale, han producido frutos y hay nuevos datos que se encuentran ya en manos de la Fiscalía General del Tribunal de Apelación de Palermo. 

Pero de qué datos estaríamos hablando y qué consecuencias podrían tener en la investigación. Pues mira, muy sencillo. Sucede que la Fiscalía italiana y una empresa llamada Emme Team (se ocupa de ayudar a víctimas del mal uso de Internet) han descubierto (y demostrado) que además del teléfono de Mario había otros dos móviles que se conectaron a sus cuentas de Facebook y Twitter esa misma noche. Uno de ellos, además, lo hizo desde la dirección de IP de su casa (de la residencia de Raquel y Mario, para que se entienda). 

Vamos, que al menos una persona de la confianza tanto de uno como del otro estuvo con él, en casa, aquella noche. ¿Sorprendente, verdad?

La presentadora de 'Maestros de la Costura' no se ha pronunciado al respecto, pero, casualidades de la vida, va a ir hoy a 'El hormiguero'. Los motivos de su visita a Pablo Motos son obviamente otros, aunque es de esperar que se pronuncie al respecto, al menos para decir un 'no comento'.