INSTAGRAM

Marina Yers y los brotes psicóticos que ha sufrido, sinceridad absoluta

Declaraciones en 'Sobreviviré'

Tras meses de sufrimiento.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Marina Yers, la influencer que hizo pública la crisis de salud mental que había sufrido por fatiga pandémica, ha vuelto a televisión (a 'Sobreviviré') para hablar de cómo le va ahora mismo y también para explicar los brotes psicóticos que ha padecido durante mucho tiempo. Estuvo seis meses apartada de las redes sociales.

Cómo se encuentra Marina Yers tras sus problemas de salud mental y qué tuvo que hacer para luchar contra una enfermedad que la imposibilitó de seguir trabajando tanto en Youtube como en las redes sociales. Esto es lo que ha contado la ucraniana en su regreso al programa de Nagore Robles. Marina asegura que está recuperada y que sus problemas psicológicos ya forman parte del pasado.

Superados sí, pero olvidados no. Yers ha reconocido que le resulta muy complicado no pensar en los brotes psicóticos que ha padecido a lo largo de varios meses. Ha sido muy duro recuperarse y superar este tipo de enfermedad que para ella se había vuelto impeditiva. Le impedía "reconocerse". Fuerte, ¿verdad?

"Salí de una época muy complicada en cuanto a salud mental. Tuve mis problemas, mi medicación de un año", explicaba Marina con semblante muy serio. Además, el tratamiento al que ha tenido que someterse le produjo varios efectos secundarios: "Una vez que me quitaron el tratamiento me sentí mejor, más yo, y ahora estoy creando contenido nuevo y diferente otra vez", ha reconocido la influencer.

Pero hay más detalles. Por ejemplo, que el confinamiento la pilló en México en casa de su novio. Marina empezó a sentirse rara y sentía la necesidad de volver a su casa en Madrid. Sufrió un brote. Empezó a creer que su chico quería hacerle daño... "Había roto con esta persona, que es la que yo más quise en toda mi vida. Cuando volví a casa, mi madre me miraba y me decía que no era yo y exploté", contó Yers.

Por lo visto también se tiró de un segundo piso porque "creía que había algo en la casa". Esta última parte Marina la ha contado llorando y la verdad es que no es para menos. Se nos ponen los pelos de punta. Menos mal que ya lo ha superado, pero para ello tuvo que permanecer ingresada cerca de un año. Y considera que tuvo suerte porque según Marina hay gente que no supera este tipo de crisis. Ella sí lo ha hecho, está de vuelta y nosotras nos alegramos un montón.