@maríapombo / INSTAGRAM

María Pombo en plan 'typical spanish': ¡mojando el churro!

Visto en Instagram

Chocolate y churros, ¿qué más se puede pedir?

CUORE.ES -

Cada año la Navidad se adelanta más y seguro que tú ya has empezado a hacer cosas que solo se hacen en estas fechas (obviando lo de comprar de manera compulsiva) como por ejemplo comerte un buen chocolate con churros. Todos los españoles y españolas mojan el churro en invierno (y por favor, mentes calenturientas absteneros de dobles sentidos) y María Pombo (27) no iba a ser menos. 

via GIPHY

A escasos días de celebrar el primer año de su hijo Martín (morimos de amor) la influencer se ha propuesto llenar sus 365 días de vida de primeras veces y ahora lo que le ha tocado es pasarse por la típica churrería de barrio para, como te decíamos, mojar el churro con mucho gusto. (No es 'colab', jeje). 

Como podrás deducir nos hemos enterado de este plan 'typical spanish' de María Pombo porque era ella misma la que publicaba en su Instagram unas fotos que podríamos tachar perfectamente de costumbristas donde se la puede ver a ella acompañada de su pequeño y su marido, Pablo Castellano, en la típica churrería de barrio haciéndose con una docena de churros con bien de azúcar (que nunca falte) y su respectivo chocolate calentito. 

@maríapombo / INSTAGRAM

La verdad es que esta foto le ha quedado para enmarcar por lo menos y es que la influencer sabe posar hasta en la churrería de la esquina. Eso sí, el olorcito a aceite que se te queda en la ropa después de pasar medio segundo ahí plantada no se lo quita nadie por muy 'inlfu' que seas. 

El resto de fotos del carrusel que compartía en Instagram dejaba claro que esa tarde se iban a poner las botas con bien de churros recientes y un chocolate que te quita el frío del tirón. Mira, mira que bien moja el churro María Pombo como buena 'typical spanish' que es. 

@maríapombo / INSTAGRAM

Después de ver estas fotos a nosotras nos han entrado ganas por mil de pasarnos por un puesto callejero y mojar el churro (y dale con la bromita). Y es que... Si aún no te has comido un chocolate con churros como Dios manda no sabemos qué clase de espíritu navideño o espíritu sin más tienes, ¡corre a por uno YA!