@mariapombo / INSTAGRAM

María Pombo no puede parar de darle bombo a Martín y a su posparto: esto es lo primero que ha hecho tras dar a luz

Real como la vida misma.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Pese a que su fecha de parto oficial era el 2 de enero, este fin de semana María Pombo dejó atrás su bombo para convertirse en la feliz mamá del pequeño Martín junto a su marido Pablo Castellanos. Y como no podía ser de otra manera, teniendo una madre tan mediática, Martín ya se ha convertido en el verdadero protagonista de las redes sociales de la 'influencer'.

Y es que, a pesar de que "tiene un sueño que se muere" según ha explicado ella misma, está tan feliz de poder tener a su hijo entre sus brazos que se niega a dejarlo en su cuna aunque sea para poder descansar ella. Además, ha querido compartir las primeras experiencias como madre, y ha compartido con sus seguidores cómo ha sido el primer baño de Martín. "Me avisaron de que iba a llorar mucho pero a mí se me partía el corazón al oír sus berridos y solo quería que lo sacasen ya del agua", ha explicado en sus stories.

Siendo una persona con tantísimos seguidores en redes sociales son muchas las personas que han escrito a María para darle la enhorabuena y para hacerle preguntas relacionadas con el parto, así que ya ha anunciado que en cuanto pueda hará un vídeo respondiendo a las dudas más frecuentes y contando su experiencia. Lo que sí nos ha adelantado es que ha sido un parto muy bueno ya que, según sus propias palabras, "el parto ha sido la experiencia más bonita que he vivido en mi vida, fue mágico y lo volvería a repetir mil veces".

También ha querido aprovechar la ocasión para agradecer el trabajo a todo el equipo médico que le atendió en el parto, y lo ha hecho con esta 'foto de familia' del momento en el que dieron la bienvenida a Martín.

@mariapombo / INSTAGRAM

Por último, ha querido dar una visión realista de los primeros días de posparto en los que ella, como miles de mujeres, ha aprovechado para ponerse fina a lomo y embutidos que no había podido probar durante los nueve meses de embarazo. ¡Buen provecho!