mandymoore / INSTAGRAM

A Mandy Moore se le juntan su boda y la muerte de su gata

Menudo día.

CUORE.ES -

Mandy Moore acaba de casarse con el músico Taylor Goldsmith en una discreta boda en el jardín de su casa de Los Ángeles a la que acudieron solo un puñado de familiares y amigos cercanos, entre los que se encontraban su antiguo novio de la adolescencia Wilmer Valderrama y sus compañeros de reparto en la serie 'This Is Us' Milo Ventimiglia, Chrissy Metz y Sterling K. Brown, y a la que siguió una fiesta posterior por todo lo alto en uno de los locales más populares de la ciudad.

Lo único que consiguió ensombrecer un día por otra parte perfecto fue la inesperada muerte de su gata apenas un día antes de que la actriz tuviera que dar el 'sí quiero' a su ya marido. 

"Este fin de semana ha sido una montaña rusa de emociones en todos los sentidos. A veces la vida no tiene en cuenta que tú tienes grandes planes en marcha. A veces el suelo simplemente se abre bajo tus pies. Hemos perdido a nuestra dulce Madeline de forma muy repentina este sábado por la noche y mi corazón está roto por completo", ha escrito Mandy en su cuenta de Instagram, al tiempo que explica que al menos le queda el consuelo de haber podido acompañar a su mascota y despedirse de ella. "Aún estamos en shock y tratando de procesar el dolor y la pena por esta pérdida, pero el haber podido sostenerla en mis brazos para asegurarme de que se sentía a salvo y querida mientras exhalaba su último aliento es algo que nunca olvidaré". 

Según ha explicado en esa misma publicación, la gata padecía un problema cardíaco que le hacía ser propensa a la formación de una serie de coágulos que finalmente acabaron por provocarle un infarto. Pese a lo triste que se encuentra su dueña, ha intentado que la memoria de su fiel compañera sirva al menos para inspirar a otras personas a buscar a sus propios amigos peludos en los refugios de animales, al igual que hizo ella en su momento con Madeline.

"Esta pobre gata soportaba vacunas contra la alergia día sí día no, y ni pestañeaba cuando intentábamos hacerle tragar sus pastillas y justo después saltaba a nuestro regazo y se ponía a ronronear más fuerte que el motor de un coche. Nunca nos lo tuvo en cuenta... Es como si hubiera sabido que lo hacíamos por su bien. Los animales son nuestros mejores maestros. Gracias por todas esas lecciones de paciencia, responsabilidad y amor incondicional, Madeline. Te quiero, pequeña".

Como amantes de los animales, lo sentimos mucho, Mandy.

Ver esta publicación en Instagram

This weekend was a roller coaster of emotions in every way. Sometimes life doesn’t consider that you have big plans underway. Sometimes the earth just falls right out beneath you. We lost our sweet Madeline very suddenly on Saturday evening and my heart is so utterly broken. She had an enlarged heart (it had to be true because there wasn’t a sweeter, more affectionate cat in all the land), blood clots formed and sent her into heart failure. Completely out of the blue. We’re still in shock and processing the pain and grief of this loss but holding her in my arms, making sure she knew she was safe and loved as she took her last breaths will stay with me for the rest of my life. This poor cat would suffer through allergy shots every other day and not blink as we tried to get pills down her throat and then hop up in our laps and purr louder than a car engine. She never held it against us... like she knew we were trying to help her feel better. Animals really are the ultimate teachers. Thank you for the lessons in patience, responsibility and unconditional love, Madeline. Love you, baby girl. Also, #adopdontshop #rescuesarethebest 💔💔💔💔💔💔💔💔💔💔💔💔💔💔💔

Una publicación compartida de Mandy Moore (@mandymooremm) el