Lily Allen, ingresada en el hospital

La cantante de Sheezus se empezó a encontrar mal durante la grabación de un programa.

Los selfies, esas autofotos de toda la vida que ahora tienen un nombre guay, están de moda y cualquier momento parece el ideal para hacerse uno, aunque se esté en el hospital con el gotero puesto, como Lily Allen (29).

Al parecer, y según ha manifestado la británica, comió algo que le sentó mal durante la grabación del programa Chatty Man, y con la intención de que sus seguidores vivieran su virus estomacal como si de un reality se tratase, empezó el despliegue de información.

Primero anunció sus síntomas:"No puedo dejar de vomitar, y también tengo fiebre #envenenada". Una vez en el hospital, ya en cama y con la vía en el brazo, decidió que era el momento de aportar material gráfico. Inmortalizó la escena y subió elselfie a Instagram.

"Gente, estoy bien aunque necesito algunos fluidos porque no puedo retener nada", dijo la cantante deSheezus en el mensaje que acompañaba a la fotografía.

A este paso, bastará con que tu médico te siga en las redes para tener un diagnóstico a distancia.