Las hijas de Demi Moore, superadas por el drama de su madre

Rumer, Scout y Tallulah se distancian de su madre, que no levanta cabeza.

Diversas publicaciones americanas han dado la voz de alarma sobre el estado de Demi Moore, que no vive su mejor año desde que hace unos meses se separase de Ashton Kutcher. En enero la ingresaron, y las hijas que tuvo con Bruce Willis, Rumer, Tallulah y Scout, no se separaron de su lado.

Pero el tiempo pasa, y Demi cada vez está más sola, ya que sus niñas han decidido distanciarse de los problemas de su madre, que no remonta. y les echa en cara la especial relación que siguen manteniendo con su ex marido, quien convivió con ellas durante años, ejerciendo de padrastro-amigo. «Demi está muy necesitada últimamente, y las chicas están cansadas, quieren una madre y no una hermana pequeña. Todas ellas son conscientes de que va a recaer y tendrá que volver a rehabilitación, y ellas no pueden con ese estrés y preocupación», aseguran desde Hollywood Life

Esperamos que en el caso de Demi Moore se cumpla el dicho de que el tiempo cura las heridas, y poco a poco la veamos salir del pozo en el que está sumida desde hace algunos meses. Y también entendemos a las hijas, a quienes les está costando recuperar su vida normal entre tanto drama.