La reina Beyoncé se corona en Barcelona

Más de 46 mil almas se hipnotizaron anoche en el Estadi Olimpic de Barcelonaante la gran diva del pop, en su única parada en nuestro país.

Imágenes: Parkwood Entertainment -

Pocos artistas se atreven a actuar en el majestuoso Estadi Olímpic de Barcelona, pero a nuestra Beyoncé parece que no hay reto que se le resista. Y vaya si salió airosa (y no solo su melena)de la única parada de suFormation World Touren nuestro país, pues consiguió dejar boquiabiertos a más de 46 mil personas con un imponente espectáculo muy femenino y reivindicativo, lleno de luz, pirotecnia, fuego, confeti e incluso un escenario convertido en piscina en el que sin duda demostró su maestría a la hora de entonar sin un solo desafine y bailar con paso firme y poderío tanto las canciones de su aclamado último disco Lemonade, como de sus anteriores y más conocidos hits, todo ellopresidido por una gigantesca pantalla en forma de cubo y escoltada por 20 bailarinas en el escenario.

Beyoncé fue generosa, ofreciendo más de 30 canciones -algunas en versión medley o reducidas-, repartidas en 6 actos (y otros tantos cambios de vestuario) y haciendo un guiño a sus incondicionales fans españoles, regalándonos una bonita versión a capella de Irreplaceablecon letra en castellano.Al set list le faltó, sin embargo, el magnético"Single ladies" (para disgusto de Úrsula Corberó, una de las múltiples celebs que abarrotaban el graderío y cuyo baile de esa canción en ''El Hormiguero'' acumula millones de visionados), pero se lo perdonamos (ya pasó el mal trago de superar la infidelidad de su marido, Jay Z). Uno de los momentos más emotivos del concierto surgió cuando la cantante interpretó su exitoso "Halo", ya que cientos de fans se habían puesto de acuerdo a través de las redes sociales para inflar y mostrarle unos globos amarillos, un bonito gesto que no pasó desapercibido por la cantante, que se despidió con un "I love you", y una vez coronada en Barcelona, la reina se fue como vino: por el suelo.