Kris Jenner (también) lanzó a la fama a su ex, Caitlyn (antes Bruce)

Con 200 dólares en el banco, poca vida de lujo.

CUORE.ES -

Cuando ves a las Kardashian, da la sensación de que hayan sido ricas desde siempre. Desde luego, Robert Kardashian, el padre de Kourtney, Kim, Khloé y Rob, siempre ha tenido éxito, pero su madre, Kris Jenner (66), ha explicado que cuando se divorció y se casó con Bruce Jenner (ahora Caitlyn), exestrella olímpica, las cosas no fueron tan fáciles.

La lideresa del 'klan' ha concedido una entrevista a la activista transgénero Janet Mock y en la newsletter de Lena Dunham podemos encontrar una transcripción de la misma. Ahí, Kris habla con cariño de sus dos exmaridos, aunque relata que cuando conoció a Bruce solo tenía 200 dólares en su cuenta y que se vio obligada a convertirlo en 'celebrity' para sobrevivir ("teníamos que dar de comer a los niños").

Que nos lance a la fama a nosotros a final de mes.

"Cuando conocí y me casé con Bruce Jenner, me convertí en su manager al momento porque no hacía muchas cosas. Vi su increíble potencial, y no estaba haciendo nada. Nadie lo llamaba para dar conferencias. Pensé: "Guau. Deberías ser un orador increíble." E improvisé a partir de ahí."

Kris, que nunca se formó para ser manager (y ahora lleva la carrera de toda su familia), dice que lo aprendió todo de sus amigos de éxito ("los tenía en el jardín cada fin de semana"). Así es como creó la carrera de su ex casi de la nada: "Me enamoré de él, al 150%. (...) No me paro y pienso: "¿Cuál es el plan?" Simplemente lo hice. Me di cuenta cuando nos casamos y teníamos una cantidad limitada de dinero, y dije: "Nos vamos a mudar a esta casa. Vamos a trabajar duro."

Y así, finalmente, Kris explica en qué consistió el plan: "No tenía una tarjeta de visita. No tenía una biografía. No tenía prensa nada. (...) Recuerdo pensar: "Lisa (su ayudante), esto es lo que vamos a hacer: vamos a conseguir todas las fotos fabulosas que haya de Bruce Jenner. Vamos a hacer una sesión de fotos." (...) Hicimos 7.000 dosieres de prensa y se los enviamos a todas las organizaciones con con conferencias de Estados Unidos. Y entonces nos sentamos a esperar a que sonase el teléfono."

Una estrategia que funcionó, desde luego... Aunque difícil de imitar si no has ganado ninguna medalla olímpica anteriormente.