kourtneykardashian / INSTAGRAM

Kourtney Kardashian 'pasa mazo' de su boda 

Se viene bodorrio discreto

La prepara con la calma, no nos vayamos a estresar. 

CUORE.ES -

La estrella televisiva Kourtney Kardashian (43) y su prometido, el músico Travis Barker, se darán el 'sí quiero' en el año que acaba de comenzar (2022), pero teniendo en cuenta que la celeb y su chico se están tomando con "mucha calma" los preparativos de su enlace, no parece probable que la pareja vaya a presentarse al mundo como recién casados en el corto plazo. Siendo una Kardashian el estrés no existe, eso es así. 


"Lo están haciendo todo juntos y la verdad es que se lo están tomando con mucha calma. Kourtney está muy relajada al respecto, no es una de esas novias obsesivas", ha revelado una fuente del entorno de la hermana de Kim Kardashian al portal de noticias E! News.

El estrés de su boda no le pertenece. 



Aunque el batería de la banda Blink-182 se ha implicado a fondo en los planes del futuro matrimonio, Kourtney es realmente quien toma las decisiones y, al fin y al cabo, la que dejará su esencia en una cita tan especial para todo el clan Kardashian-Jenner. Viendo cómo ha cambiado últimamente Kourt su estilo... ¿Irán todos de negro? 


"Travis está involucrado, por supuesto, pero ha dejado que Kourtney tome todas las decisiones de importancia. Quiere que sea su gran día", ha señalado el mismo informante. "Tampoco es que vaya a ser un gran evento, solo asistirán familia y amigos íntimos", ha añadido otra fuente.

Una boda que hace cero gracia al padre de sus tres retoños

Mientras tanto... Scott Disick sigue de bajona suprema por la boda de su ex y no lo decimos nosotros, lo dice el 'Daiy Mail'. "Está haciendo todo lo posible por estar bien, pero es difícil para él. Está buscando muchos apoyos, pero no es fácil", asegura un amigo íntimo del exnovio de Kourtney. 

La relación de Kourtney 

El bateria de Blink-182 y la del 'Klan' comenzaron a salir a principios de este año, y durante un fin de semana romántico, el rockero de 45 años decidió arrodillarse dentro de un círculo de rosas rojas en la playa del Rosewood Miramar Hotel en Montecito, California. Las hermanas de Kourtney, Khloé Kardashian y Kim Kardashian, y Tristan Thompson se encontraban entre los espectadores mientras la pareja decidía dar el siguiente paso en su relación.