GTRES

Kim Kardashian, a la gresca por un segundo video sexual (que no existe)

Carpetazo al asunto

La del 'Klan' está harta de que se especule con un supuesto segundo video sexual junto a su ex Ray J.

CUORE.ES -

Kim Kardashian (41) quiere centrarse únicamente en sus aspectos más "positivos" y por ello prefiere no entrar en el debate que se ha formado a cuenta de la supuesta existencia de una segunda cinta sexual protagonizada por ella y su expareja Ray J en la década de los 2000. Sí, ya sabes que con la primera es con la que se hizo famosa. 

Hay que recordar que la filtración del primer vídeo, grabado en 2002, que la exponía manteniendo relaciones íntimas con su entonces novio supuso un punto de inflexión en su carrera y allanó su camino al estrellato mediático tras ver la luz en 2007. Sin embargo, a día de hoy la también empresaria no necesita precisamente escándalos de ese estilo para apuntalar ganar más popularidad (282 millones de seguidores en Instagram ya son unos cuantos...).

No obstante, la exmujer de Kanye West (44) ha echado mano de su representante para que envíe un comunicado que niegue tajantemente la posibilidad de que pudiera aparecer una segunda grabación. Esa es al menos la "firme creencia" que tiene Kim, quien además está deseando poder pasar finalmente página tras 20 años de comentarios con maldad y vacilones sobre la primera y, de momento, único video. 

"Kim se mantiene firme en su creencia de que no existe una segunda cinta. Después de 20 años, Kim está realmente deseando poder pasar página y cerrar para siempre este capítulo. Necesita concentrarse en las cosas positivas que le están pasando como madre, emprendedora y activista por la justicia social", se puede leer en el comunicado del que se ha hecho eco E! News.

Y más: 

- Kim Kardashian pisa el acelerador con el divorcio 
- Kanye West intenta volver así con Kim Kardashian pero ella dice que 'Pete' y final

La sorprendente teoría que Kim se ha apresurado a desmentir viene nada menos que del citado Kanye West, quien ha decidido poner fin al período de guerra fría que mantenía con el clan Kardashian para lanzarse directamente a la ofensiva. El artista sostiene que tuvo en su poder un ordenador personal de Ray J que contenía ese segundo y supuesto archivo, aunque habría entregado el dispositivo a su mujer para que ella misma pudiera deshacerse del material.