GTRES

Kim Kardashian también quiere que Oprah Winfrey le haga preguntitas... ¡Como una princesa!

Se viene LA entrevista

Adivina de qué va a hablar...

CUORE.ES -

Kim Kardashian (40) no se limitará, según cuentan, a documentar su complicado proceso de separación y divorcio del rapero Kanye West en la última temporada de su reality 'Keeping Up With The Kardashians', sino que ahora estaría negociando con el equipo de la todopoderosa Oprah Winfrey la celebración de una entrevista de profundidad con la que ahondar públicamente en los detallitos de su matrimonio. La 'reality girl' está dispuesta a contar más o menos todo lo que ha pasado, pero claro, lo quiere hacer a lo grande. Sí, porque ella es una GRAN estrella.

Como ha revelado la prensa británica, la también empresaria está convencida de que el formato televisivo de Oprah sería el más adecuado para tratar abiertamente un asunto tan serio como el de su regreso a la soltería, marcado por los siete años de matrimonio que lo preceden y, sobre todo, por los cuatro hijos que la expareja tiene en común. Por eso, Kim estaría dispuesta a esperar lo que hiciera falta a fin de garantizar que sea Oprah quien le entreviste en estas circunstancias. ¿Hay cómo decirlo que no? Nos cuesta imaginarlo... Esta es una oportunidad única y la audiencia va a estar encantadísima de la vida.

Uno de sus más recientes posados

Otra de las razones por las que Kim Kardashian no tiene prisa alguna a la hora de materializar su proyecto va ligada a lo reciente de la entrevista que los duques de Sussex han concedido a la reina de la televisión estadounidense. En ese sentido, la hija más famosa de Kris Jenner quiere evitar a toda costa que su posible conversación con la presentadora se vea de algún modo eclipsado por el llamado 'efecto Meghan'. De hecho, es más que probable la entrevista de la antigua actriz y su marido, el príncipe Harry, genere titulares de toda clase y condición durante varias semanas. Vamos a estar meses hablando de los 'royals' británicos...

Vamos, que la todopoderosa Kim quiere protagonismo. Y se lo merece. Es más, puede que el príncipe Harry y Meghan Markle sean figuras reales de primerísima línea, pero nuestra Kim es reina indiscutible. Reina de la telerralidad, del 'contouring', de los photocalls, de Instagram, de las marcas de moda y belleza y de todo lo que se le ponga por delante. ¿Lo dudas? Nosotras no, obvio.