GTRES

Kim Kardashian, Kanye West y el divorcio, temporada 2: ¡vaya, vaya, lo que se queda Kim!

La separación del siglo

Casas, coches, dólares y más dólares... Hay mucho en lo que pensar.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Parece que fue ayer pero han pasado ya varias semanas desde que Kim Kardashian (40) presentara de forma oficial todo el papeleo para divorciarse de Kanye West (43). Lo hizo en un juzgado de Los Ángeles, mencionando lo mismo que dicen todos los famosos que desean poner un punto final a sus matrimonios: "diferencias irreconciliables". Bien, pues ahora toca llegar a un acuerdo sobre la custodia de los hijos y el reparto de los bártulos, que es como quien dice porque de lo que estaríamos hablando es de unos 1.700 millones de euros.

Es cierto y sabido que lo más suculento solo lo vamos a ver en la nueva (y última) temporada de 'Las Kardashian', el reality que les dio la fama, pero qué quieres que te digamos. Poco a poco van saliendo cositas y a nosotras nos resulta prácticamente imposible dejarlas pasar.

Mientras tanto, Kim NO sufre

Lo primero, los niños: North, Saint, Chicago y Psalm no son propiedad ni de uno ni de otro, como es lógico. Eso sí, su bienestar es lo que más importa y por ello será la madre quien se quede con ellos y con la mansión de Los Ángeles, ya que los niños residen allí y además van a la escuela en aquella zona. Para el rapero, el rancho de Wyoming. Kanye lleva ya tiempo viviendo allí, por lo que estaría más que acostumbrado a la vida en el campo. 

¿Tendrá la propiedad del músico espacio para los 500 pares de zapatillas que se llevó Kanye de casa de Kim nada más saberse que se divorciaban? Seguro. 

Y si nos fijamos en cómo se queda Kim, pues ni tan mal. La mayor del 'klan' es de Los Ángeles de toda la vida, así que perfecto. Se queda en (y con) la casa. (Ahora mismo, se nos viene a la memoria el 'yo me quedo en casa de Paulina Rubio, siempre es buen momento para recordarlo, ¿no crees?) A lo que íbamos: Kim con la mansión y los cuatro peques, que lo de custodia compartida sí, muy bien, pero cuando no tengan cole.

Un datito curioso sobre el casoplón de la expareja: el terreno lo tenía ella en propiedad pero el dinero para construir la mansión vino de la cuenta de Kanye. A nivel legal la residencia está registrada a través de un fideicomiso, que es la figura legal a la que recurrieron sus abogados para ocultar la ubicación exacta de donde viven. ¡Lo tienen todo atadísimo!