Diego Puerta / GTRES

Malas noticias para Kiko Matamoros: vuelve al taller (o sea, a quirófano)

Tras una revisión en el hospital

Otro bache para el colaborador de 'Sálvame'.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

'En casa con Kiko', el programa de entrevistas que emite Kiko Rivera en su canal de Twicth, va viento en popa. Su último invitado, Kiko Matamoros, y hay novedades importantes sobre el estado de salud del colaborador de 'Sálvame'. El tertuliano estuvo ingresado en verano por una inflamación del páncreas y hasta tuvo que someterse a una operación para que le extirpasen la vesícula. Volvió a casa y desde entonces no se sabía demasiado sobre el tema.

Hasta ahora porque lo primero que hizo el novio de Marta López Álamo nada más conectarse con su amigo Kiko Rivera fue hablar de su reciente cita con el médico: "No me han dado una buena noticia. Me voy a tener que ir otra vez a talleres", anunció.

Con 'talleres' Matamoros ha querido decir quirófano y el motivo de la operación por lo visto tiene que ver con una prótesis que se tenía que quitar, "pero que había posibilidades de que se fuera sola. Me van a tener que intervenir para sacármela", explicó. Vamos, que Kiko pensaba que no le iban a operar, pero la realidad es otra. Volverá a ser intervenido, y esto ya se sabe que no es plato de buen gusto para nadie.

Una foto de cuando estuvo ingresado

La fecha de la operación no la conocemos, pero seguramente no tarde mucho. El colaborador parecía tranquilo porque según él mismo reconoció se trata de algo "nada preocupante".

El estado de salud del tertuliano no es el mejor. El verano pasado estuvo muchísimos días ingresados y todo lo que se sabía era porque él o su prometida lo iban compartiendo en Instagram. Una vez dado de alta y ya de vuelta a la tele, Kiko aprovechó el momento para reconocer públicamente su adicción a la cocaína.

"Yo soy cocainómano desde los 15 años, me queda un año para cumplir las bodas de oro", bromeó. Su confesión y la forma de decirlo fue uno de los asuntos más comentados en los platós de Telecinco. "La cocaína no ha condicionado mi vida, pero sí mis relaciones. Soy cocainómano para toda la vida", reconoció ante la cara de asombro de sus compañeros de 'Sálvame'.

Volviendo a su estado de salud y a la prótesis que ahora le van a tener que quitar, al extirparle la vesícula  los médicos tuvieron que ponerle una prótesis, la misma que ahora habrá que sacar. Kiko está tranquilo y seguramente cuente con todo el apoyo y cariño de su novia, la influencer Marta López Álamo.