Will / GTRES

Alerta, peligro: a Kendall Jenner le llega un 'anónimo'... Y lo ha compartido

Pero no sabe de quien se trata.

CUORE.ES -

Como ya se confirmó el corazón de Kendall Jenner (25) está ocupado en estos momentos por el jugador de baloncesto Ben Simmons. Lo cierto es que hasta día de hoy ella no ha querido confirmar ni desmentir la relación, pero sí se han dejado ver juntos públicamente en más de una ocasión por los pabellones donde juega su amor con la NBA.

Pese a tener churri (aunque nos tememos que intermitentemente, en este caso) a Kendall no le faltan pretendientes y uno de los muchísimos admiradores que tiene se ha envalentonado y, para su sorpresa, le ha enviado una carta muy romántica. En toda regla es una declaración de amor eterno y plagada de 'metáforas' sobre el dolor que siente el 'enamorado' al encontrarse a millas de su amor platónico. 

"Querida Kendall. Puede que estemos a millas de distancia el uno del otro, pero mi amor por ti no para de crecer con cada minuto que pasa. Te querré hasta que la muerte nos separe. Estar lejos de ti me está matando ahora mismo, pero en mi corazón sé que nada nos separará por completo. Estamos unidos en alma y cuerpo para siempre, y quiero decirte que te amo desde lo más hondo de mi corazón", reza el mensaje que la propia Kendall ha compartido en su Instagram.

Carta escrita por un anónimo a Kendall Jenner | CUORE

Y como nosotros, te preguntarás qué se le debe estar pasando por la cabeza a la propia modelo, porque no ha añadido comentario alguno con la publicación del mensaje.

Es difícil adivinarlo, pero cabe la posibilidad de que se trate de una de esas bromas pesadas que se gastan entre hermanas o algún tipo de extraño regalo procedente de su novio... Pero, y si no es su chico, ¿qué pensará de dicha declaración?  

Pensado mal, la mayor de las probabilidades es que el autor sea un fan algo más poético e intenso de lo habitual o un acosador en potencia, en línea con los que han venido perturbando su tranquilidad durante un tiempo... Porque en 2017 salieron a la luz unas cartas que preocupaban porque tenían contenidos ciertamente más amenazantes y hostiles en el tono, propio de alguien con problemas. Para sorpresa de Kendall, el autor se trataba de un hombre de 62 años llamado Thomas Hummel, que estaba locamente enamorado de ella.

Todo esta situación fue llevada a juicio y se resolvió con una orden de alejamiento contra este individuo, quien aseguraba en uno de sus textos que Kendall había estado enamorada de él desde que ella tenía dos años y que habían 'quedado' en varias ocasiones tanto en la oficina postal como en el supermercado.