Paras Griffin / GETTY

Kanye West y la razón por la que no está en la Casa Blanca

Razones divinas

Parece ser que a Kanye West se le ha pasado (de momento) sus aspiraciones que tenía de ser presidente de Estados Unidos. Y es que Dios tuvo la respuesta en ese momento.

CUORE.ES -

En 2020 Kanye West (45) nos sorprendió y dio un nuevo giro a su carrera que nadie había previsto al tratar de convertirse en presidente de los Estados Unidos. Se rumorea que el rapero y diseñador perdió más de 14 millones de dólares en su caótica candidatura, que ni siquiera logró cumplir debidamente ciertos trámites administrativos.

A pesar de ello, él no renuncia a sus aspiraciones políticas y atribuye su fracaso a la voluntad divina: "No era el plan de Dios. Pero estoy seguro de que se salvaron vidas. Estoy seguro de que Dios me hizo fracasar para que viera que no era mi momento. Pero ya sabes, él cree en la redención", ha asegurado en una entrevista con Linsey Davis para la cadena 'ABC'. Claro que sí, Kanye que si no es para estas próximas elecciones, serán para las siguientes, ¡no dejes de soñar!

Su campaña política abrió una brecha irreparable en su relación con su ex Kim Kardashian (42) y su antigua familia política debido a las incendiarias declaraciones que realizó tanto en las redes sociales como durante su único mitin, en el que reveló que su esposa se había planteado abortar cuando se quedó embarazada de la mayor de sus cuatro hijos. Es que si vas con esos discursos...

Ahora Kanye West afirma que la situación entre los dos ha "progresado", aunque sigue siendo un "proceso". Hace un par de días tuvo la oportunidad de ver a su primogénita North West jugando al baloncesto y por esa misma razón no se arrepiente de haber acusado públicamente a Kim Kardashian de no permitirle participar en la vida de su familia o tomar decisiones respecto a su educación, que él quiere que continúen en la escuela que ha creado en California. Claro que sí.

"En la primera temporada North no sabía muy bien qué hacer, qué hacer con el balón o cómo comportarse. En lo que respecta a ser padres, me he puesto firme con Kim y le he dicho: 'Yo aprendí a jugar durante un verano y volví al colegio y gané un campeonato. Como padre, voy a ir a entrenar con ella cada mañana'. Entrenamos cada día, trabajamos duro, y ahora ha ganado mucha confianza en sí misma".