GTRES

Kanye West monta una iglesia con Marilyn Manson y Justin Bieber de monaguillos

Ha retomado sus servicios religiosos por streaming

Se cree 'Ye-sus'.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Hace casi tres años Kanye West (44) (Ye para los amigos) protagonizó su reinvención más inesperada cuando se presentó ante el mundo como una especie de pastor o líder religioso al frente de unos servicios dominicales que incluían música y una estética muy cuidada. Estas reuniones fueron ganando popularidad a lo largo de 2019 y se convirtieron en una cita obligada para todas las celebridades que formaban parte del círculo social tanto del rapero como de su entonces familia política, los Kardashian-Jenner.

Este fin de semana Kanye ha vuelto a celebrar uno de estos encuentros espirituales, que están abiertos a personas de todas las religiones, para retransmitirlo a través de servicios de streaming como Triller o Fite TV, y entre los invitados se encontraban dos estrellas de la música tan diferentes como Justin Bieber (27) y Marilyn Manson.

En el caso del primero de los dos cantantes, él trató de mantener un perfil bajo (lo que viene siendo ir de incógnito) ocultándose bajo la capucha de la chaqueta que llevaba puesta, aunque en un momento dado sí se hizo con el micrófono para anunciar: "Hoy expulsamos toda presencia demoníaca en nombre de Jesús". Manson, sin embargo, que ha permanecido retirado de la vida pública después que una decena de mujeres le acusan de abusos sexuales, sí adoptó un papel más activo liderando uno de los círculos de oración y en un momento dado se inclinó hacia Kanye para tocarle la frente con la suya mientras ambos cerraban los ojos.

Todos los asistentes a esta misa tan peculiar iban vestidos estrictamente de blanco y muchos se cubrían con unas capas que solo dejaban a la vista la zona de los ojos, como era el caso de Marilyn.

Debe de haberle cogido el gustillo a eso de cubrirse la cara desde que le vimos en el aeropuerto con una máscara de latex que ocultaba su rostro. Fue el pasado 19 de octubre cuando el rapero se superó a sí mismo una vez más con una especie de máscara protésica que se puso para viajar al aeropuerto JFK de Nueva York y para una reunión de negocios en el Upper East Side de Manhattan.

Se trataba de una sola pieza de un material flexible como el látex que le cubría por completo la cabeza e incluía rasgos faciales como nariz, boca e incluso ojos, que curiosamente él decidió perfilar con sombra de ojos oscura para conseguir un efecto 'smokey eye' cuando la estrenó en público. También llamaba la atención que hubiera sido confeccionada en un color claro, como el tono de piel de una persona de raza blanca.

TheImageDirect.com / GTRES