GTRES

Kanye West ahora es vecino de Kim Kardashian

Separados, pero no tanto

El rapero ha comprado la casa de enfrente de la de Kim Kardashian y, por lo visto, a la socialité no le hace nada de gracia.

MARIA JIMENEZ | CUORE.ES -

Parece que fue ayer cuando Kanye West (44) intentaba presentador a presidente de los Estados Unidos de América, sufría una crisis mental y finalmente llegaba la separación de su mujer, Kim Kardashian (41). Sin embargo, ahora el rapero parece estar más lucido que nunca y por eso, y para poder estar cerca de sus cuatro hijos, ha decidido comprar la mansión de enfrente de Kim Kardashian. Así, para a partir de ahora ser vecinos. Porque como todo el mundo sabe, lo que más te apetece del mundo cuando te divorcias es ver a tu marido en la acera de enfrente saludándote desde tu casa. 

Sin embargo, y como Kanye sabía que esta decisión iba a ser motivo de polémica ha ofrecido una entrevista donde habla de por qué este movimiento inmobiliario (aparte de porque está forrado, claro está).

"Mira, cuando mi mamá me llevó de Atlanta a Chicago, mi papá no vino a la ciudad más fría y peligrosa del mundo para estar a mi lado. Él dijo: ‘Me quedaré en Atlanta. Nada que tenga que ver con mi carrera, con el rap, con la prensa, con nada de eso, nada me alejará de mis hijos. Y eso es lo que quiero que todos sepan. No juegues conmigo, no juegues con mis hijos. No hay seguridad que se interponga entre mis hijos y yo y no me van a hacer luz de gas". 

Unas palabras que daban a entender que Kim le habría denegado ver a sus hijos. Sin embargo, TMZ ha hablado con una fuente cercana a Kim que asegura que "la socialité nunca le ha negado tiempo con North, Saint, Chicago o Psalm. Lo único que pide Kim es que le avise con tiempo para poder organizar su agenda y la de los niños. Ella quiere que pasen con su padre todo el tiempo posible, pero dentro de un horario organizado y consensuado". 

Mientras Kim Kardashian lidia con todo esto, Kylie Jenner acaba de celebrar su 'baby shower' que ha tenido un fuerte componente animal.

Con un montón de invitados, parece que en casa de Kylie hacía fresquete porque la joven obsequió a sus invitados con una manta en color beige con su nombre. El de cada invitado, no el de Kylie. Además, todo apunta a que los invitados vistieron en tonos blancos, con lo cual imposible saber si Stormi va a tener una compañera o compañero de juegos. 

Otro de los detalles curiosos del evento es que Kylie Jenner montó un puestecito de manualidades 'Do it yourself' porque si alguien puede, es ella. Que también desde aquí queremos decirle que si vamos a una fiesta no nos gusta que nos hagan trabajar, pero que todo bien. Ah, y no os perdáis el impresionante vestido blanco de manga larga con el que Kylie presumió de barriguita. Bueno, ya barrigota.