John Taggart / GTRES

Kanye West ahora lo ve claro: lo de presentarse a presidente fue un cuadro

Dice que sabe que avergonzó a Kim Kardashian y a toda su familia

Más vale tarde que nunca.

CUORE.ES -

Ha pasado poco más de un año desde que Kanye West (44) cumpliera su 'amenaza' de presentarse como candidato en las elecciones presidenciales que pusieron fin al mandato de Donald Trump, con quien el rapero mantenía una relación muy cordial y, por otro lado, fuertemente criticada, y que abrieron un nuevo período demócrata en la Casa Blanca con la llegada de Joe Biden.

El propio artista ha querido recordar esa (digamos, raruna) época en un nuevo sermón que ha dado a sus seguidores en Acción de Gracias, y que se ha retransmitido en sus redes sociales. Más que una reflexión religiosa, el discurso ha sido una confesión en toda regla sobre algunos de los eventos más polémicos que han pasado últimamente en su vida, como esas aspiraciones presidenciales de las que reconoce que avergonzaron profundamente a su todavía esposa, Kim Kardashian (41).

"Vamos a hablar de política aquí. Dios mío, a mi esposa no le gustó nada que llevara la gorra roja (en referencia a uno de los símbolos más famosos del movimiento de apoyo a Donald Trump). Pero como quiso ser una buena esposa, Kim me protegió y protegió a nuestra familia", dijo, justo antes de admitir que su campaña electoral fue un cuadro por falta de preparación y apoyos sólidos.

"Nos convertí, a mí y a los míos, en una diana por no alinearnos con las posturas políticas de Hollywood, y eso fue muy duro para nuestro matrimonio. Y encima luego me presenté a la presidencia sin una preparación adecuada y sin aliados en uno y otro espectro. Avergoncé a mi esposa en la forma en que ofrecí información sobre nuestra familia durante esa conferencia de prensa, la única que hice, gracias a Dios", ha lamentado.

Y es que, por si se te ha olvidado ya, Kanye solo pudo recibir el apoyo de los votantes en doce de los cincuenta estados, ya que su candidatura fue anulada en la mayoría de ellos debido a defectos de forma y al vencimiento de los plazos, y claro, la suma de votos fue ridícula al final, por no hablar de gasto absurdo de dinero que hizo... Aunque él nunca ha dado cifras concretas, fuentes de su entorno aseguran que el cantante habría pagado 14 millones de dólares de su propio bolsillo para obtener como resultado unos pocos miles de votos.