CORDON

Justin Bieber y Kourtney Kardashian quedan para ir a misa... Pero la cosa acaba en accidente

¿Castigo de Dios?

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Solo si vives en Beverly Hills puedes ver cómo una estrella del pop coincide en misa con una de las estrellas del reality 'Keeping Up With The Kardashians'.

Kourtney Kardashian (42) ha vuelto de sus vacaciones en Nantucket y ya está liada con los rodajes de 'KUWTK', pero ha querido hacer un huequecito para estar en paz consigo misma, y llegó al templo unos minutos antes que Justin Bieber (27), que sigue buscándose espiritualmente.

¿Estará la mayor de las Kardashian buscando fecha de boda? Con lo bien que le va con su nuevo novio no nos sorprendería...

Ahora bien, seguro que te estás preguntando qué se pone una Kardashian para ir a misa. Pues mira:

CORDON

Discretita, es decir: sin brilli brilli, pero al estilo Kardashian, pues la hija mayor de Kris Jenner (65) lució piernas con unos vaqueros grises bien cortitos, y por arriba un top blanco y una chaqueta de cuadros gris claro, que por el tamaño bien podía ser de su novio (o de su ex).

Poco más tarde llegaba en su coche el joven Justin Bieber, que tampoco quería perderse el sermón -para él, todos son pocos- y que sigue entregado con esto de su fe.

El cantante, que acaba de suspender su próxima gira porque... "Ya sabes", ha dicho que eso de fundar su propia iglesia era un bulo, pero aún así vemos que necesita estar en paz con su alma, y como el que recibe un pésame, nada más llegar fue abrazado con todo el sentimiento del mundo.

CORDON

Quizá era el pésame por su carrera.

Deprisa y corriendo llegó la estrella del pop y vestido con una sudadera y un pantalón de chándal que no eran ni compañeros y su gorra, que no falte.

Lo que no sabía es que el pésame casi se lo tienen que dar cuando terminó la celebración, y el joven cantante se montó en el coche rodeado de fotógrafos.

Justin Bieber golpeó con su coche a uno de los paparazzi que se acercó demasiado a la rueda de su cochazo.

Fue sin querer -que conste-, y al darse cuenta, Justin bajó corriendo y acompañó al fotógrafo hasta que llegaron la policía y los servicios médicos. Por suerte, solo fue un susto, ya que la policía afirma que se trató de una leve lesión en la pierna.

Aquí toda la sucesión de los hechos...

Anda Justin, ten más cuidadito, que al que madruga Dios le ayuda pero si conduces sin mirar... mal vamos.