GTRES

Juana Acosta habla de sus traumas: la muerte de su padre y su hermano

No damos crédito a esta historia, la verdad. 

CUORE.ES -

Todo lo que pasa en 'La Roca', el programa que conduce Nuria Roca los domingos y que se emite en La Sexta no se queda en 'La Roca', sino que va mucho más allá del tiempo que está en emisión. Porque allí se desvelan secretos, ciertas intimidades (véase el caso de su pareja abierta con Juan Del Val) e, incluso, traumas como el que ha contado recientemente una de sus invitadas, Juana Acosta. Unas confesiones sobre su familia que nos han dejado heladas. 

Juana Acosta ha acudido al programa para hablar de su último trabajo, una obra de teatro llamada 'El perdón', con la que está realmente ilusionada y que estará en la cartelera del Teatro Bellas Artes de Madrid hasta el próximo 23 de enero. Además de dar a conocer este proyecto, la actriz se ha sincerado sobre algunos episodios de su vida hasta ahora desconocidos.

En cierto modo estos están relacionados con la obra de teatro, ya que en ella se enfrenta a uno de los capítulos más oscuros y traumáticos de su vida, marcado por la muerte de dos familiares cercanos. Según ha contado, su padre fue asesinado cuando ella solo era una adolescente, mientras que su hermano se quitó la vida 15 años después. Uf...

"Saliendo a mis clases de baile, sonó el teléfono y cuando lo contesté tenía la terrible noticia de que mi padre había sido asesinado. De alguna manera, el trauma se incrustó en la danza, es como si la violencia me hubiera castrado la danza", ha contado la actriz, recordando este hecho que hasta ahora no ha podido superar y que tuvo lugar cuando solo tenía 16 años.

En esta obra de teatro, que protagoniza junto a Chevi Muraday, Juana vuelve a ponerse las zapatillas de ballet y, por ese motivo, ahora tiene muy presente este trágico suceso. "Durante tantos años sin saber lo que había pasado y, de repente, ahora decido ponerme la ropa de danza, 30 años después", ha contado, a la vez que ha reconocido que ha sido un momento muy duro para ella.

No obstante, se ha mostrado esperanzada con la vida y lo que le queda por vivir. "No hablamos de minimizar el hecho ni justificarlo, ni olvidarlo. Hay que saber perdonar. Uno tiene dos caminos: aceptar e ir hacia adelante o quedarse anclado en la ira y la rabia e, incluso, ir a la muerte". Lamentablemente, uno de sus hermanos escogió este último camino y se terminó suicidando 15 años después.