Sergio R Moreno / GTRES

Jordi Sánchez, en la UCI por Covid: pensó que su hijo había muerto

El de 'La que se avecina', al habla tras salir del hospital

El Recio ha contando en una entrevista cómo vivió su ingreso por Covid y... Horrible todo. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Reconocemos que aún seguimos impactadas por lo que ha tenido que vivir Jordi Sánchez por culpa del Coronavirus, y al igual que él, muchas personas que han visto cómo muchos de sus seres queridos morían debido a la pandemia. Desgraciadamente es un tema que nos va a acompañar toda la vida y que va a ser muy difícil de olvidar, sobre todo para quien lo ha vivido en sus carnes, como es el actor de 'La que se avecina'. 

El Recio pasó 24 días ingresado en la UCI de un hospital por complicaciones con el virus que acabaron en una neumonía, y lo que ha contado ahora tras ser dado de alta realmente pone los pelos de punta, aunque estos relatos son necesarios para concienciar de lo que está pasando. 

Jordi ha salido de la UCI bastante tocado pero con fuerzas para contar lo que vivió aquellos días en coma inducido y en cama, y lo ha hecho en una entrevista para Catalunya Radio, donde ha contado cómo se contagió y cómo fue lo de pensar incluso que su hijo había muerto. OMG... 

"Nos ponían el palito por la nariz y nos miraban con lupa, pero hay un momento en el que tienes que trabajar sin mascarilla. Cuando te la quitan no sabes si la persona que tienes delante está contagiada o no", y así fue cómo el actor pilló el bicho junto con "cinco o seis personas más que también se contagiaron". Para que ves... 

Ha contado también que los primeros días malo "son como una gripe. Yo tampoco tuve mucha fiebre, pero no terminaba de encontrarme bien", de ahí que acabara como acabó. 

Está claro que pasar tantos días así le ha cambiado tanto física como psicológicamente, de ahí que nos impactara tanto ver cómo salió del hospital. 

Pero lo peor no es el cambio físico, lo peor son las secuelas que esto deja en la mente porque según cuenta el actor, estando en coma, llegó a pensar que su hijo había muerto: "Pensé que mi hijo estaba muerto. Estaba triste y hecho una mierda. Hasta el tercer día no me atreví a preguntar si lo que había soñado era verdad. Luego me dijeron que no y me puse a llorar. Viví en un mundo paralelo durante 24 días". Qué fuerte...  

"Estaba tan drogado que pensaba que todo aquello era cierto. Las alucinaciones son más fuertes que los sueños, incluso llegué a hacer los papales para enterrar a mi hijo. Cuando me despertaron no podía ni caminar ni hacer nada, ni siquiera escribir. A los dos días ya escribía y a los cuatro caminaba". 

Menos mal que todo fue una pesadilla y ahora vuelve a disfrutar de la vida junto a los suyos.