GTRES

Habla el mayordomo de Johnny Depp: las broncas con Amber Heard y... ¡El trozo de dedo!

Continúa el juicio más surrealista de Estados Unidos

Ben King, así se llama el exempleado del actor.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

El juicio entre Johnny Depp (58) y Amber Heard daría para una película, pero lo mejor sería que Netflix o HBO pillasen los derechos para una serie. De muchísimas temporadas, además. Y de suspense. ¿Lo último? Que ha hablado Ben King, el exmayordomo del actor, y ha largado de lo lindo. Contó incluso qué pasó con el trozo del dedo de Depp, el que se perdió en una de las discusiones con Amber.

Lunes 25 de abril de 2022, octavo día del juicio de difamación. Es Johnny Depp el que pide pruebas a Amber Heard, quien lleva años diciendo que él es un maltratador. La acusa de difamación.

El primero en declarar ha sido Johnny y todos sus testigos. Llevamos muchos días escuchándolo a él y a los que están de su parte, aunque lo más impresionante es lo que ha desvelado el mayordomo de Eduardo Manostijeras... Prepárate para 'fliparlo' muchísimo.

El juicio se está llevando a cabo en el tribunal de Fairfax, en el estado de Virginia, Estados Unidos. Lo de oír al mayordomo ha sido porque este señor estuvo presente cuando el actor perdió un trozo de un dedo. Sucedió, según Ben King, tras una violentísima discusión en la que literalmente volaron cuchillos y botellas. La casa de Johnny en Londres terminó destrozada y con muchas manchas de sangre.

Los detalles más sorprendentes

Dijo King que Amber Heard le había lanzado una botella a Johnny Depp y que este tuvo que recibir atención médica. La casa estaba como si por allí hubiese pasado una guerra. "Había un trozo de papel de cocina con mucha sangre, así que pensé que debería mirar ahí. El trozo de dedo estaba en el papel, en el suelo, al lado de la barra, al lado de uno de los taburetes", explicó el mayordomo.

Vale, vale. Quieres detalles de todo esto. Aquí los tienes: había cristales rotos, gotas de sangre sobre las baldosas de la casa, al lado de la barra del bar y la tele también estaba destrozada. Tenía trozos de una taza de café incrustados, ¿te lo imaginas?

En uno de los lavabos del baño había algo escrito con sangre. Aunque el plasma se encontraba también en las habitaciones y en las sábanas. Ay, por favor... Qué peligro. Vamos, que aquella relación era de lo más tóxica y que la violencia, según ha descrito Ben King, era bilateral.