GETTY

A James Franco no lo quieren ni en su instituto

Normal

Nuevo revés para el actor.

CUORE.ES -

Las acusaciones de acoso sexual a las que se enfrenta James Franco no solo han hecho que el mundo del cine le dé la espalda, sino también su antiguo instinto. El centro educativo de California en el que estudió el intérprete en su adolescencia ha eliminado el mural que este ayudó a pintar en 2014 en respuesta a las acusaciones realizadas contra él por varias actrices.

La directora del centro educativo, Kim Diorio, ha justificado su decisión alegando que esa obra de arte en concreto -el artista habría participado en otras tantas- era la más visible de todas para la comunidad. "Aún hay muchas alegaciones en su contra. No puedo decir que nuestras acciones se hayan basado en hechos probados y refutados, porque él ha negado las acusaciones y no ha sido acusado de ningún crimen", ha reconocido Diorio a la publicación escolar The Paly Voice.

La respuesta del actor a los testimonios de la Ally Sheedy, con quien trabajó en 2014 en la obra 'The Long Shrift', o algunas de las alumnas de su antigua escuela de interpretación ha sido tajante: aunque respete su derecho a compartir sus historias y disponer de una voz -en referencia a la plataforma que suponen las redes sociales-, él insiste en que las acusaciones, generalmente acerca de un comportamiento inadecuado o de la explotación innecesaria de desnudos femeninos en sus proyectos, han sido "poco precisas".