Bang

Jada Pinkett traiciona a Will Smith: no quería casarse con él

Unas declaraciones fuertecitas

El bofetón ahora se lo lleva él. 

CUORE.ES -

Después del jaleo que se montó en torno a Will Smith durante la entrega de los Premios Oscar el pasado 27 de marzo de 2022, que acabó en su renuncia a la Academia y un veto de 10 años por parte de la organización, ahora resurgen unas declaraciones de la mujer del actor, Jada Pinkett Smith, en las que confiesa que nunca quiso casarse con la estrella 'Soy leyenda'. ¿Cómo te quedas? 

Las imágenes corresponden a la participación de la estrella en una de las emisiones del programa 'Red Table Talk' en 2018, en la que se sinceró sobre cómo se convirtió en la esposa del reconocido actor.

Frente a Smith, Jada dijo abiertamente que se casó por la presión de estar embarazada de Jaden, su hijo mayor: "Estaba muy presionada, era una actriz joven, estaba embarazada y no sabía qué hacer, pero nunca quise casarme".

Pinkett repitió que ella no quería contraer matrimonio en ese momento. "Lo hacíamos (casarse) porque 'Gammy' (mamá de Jada) estaba llorando. Era como si ella nos dijera: 'tienen que casarse'", declaró Pinkett, de 50 años, alrededor de una mesa circular donde también se encontraba su hija menor, Willow.

KM / GTRES



Adrienne Banfield-Norris, la madre de Jada, quien también estaba presente en la emisión en aquel entonces, confirmó lo dicho por Jada al responderle: "Sí, recuerdo tener un fuerte deseo de que ustedes se casaran y que tú estabas enferma, no cooperabas en nada", pero quiso dejar claro que "no recuerdo tu rechazo a la idea del matrimonio".

Jada detalló que el día de la boda se sentía tan molesta por la situación, que lloró en reiteradas ocasiones. "Estaba tan molesta porque tenía que casarme que me fui llorando por el m*** pasillo", confesó la actriz.

Por su parte, el actor, aseguró que él siempre había soñado con casarse, "desde que tenía cinco años que me imaginaba cómo sería mi familia, no hubo un día de mi vida en que no quisiera estar casado y con una familia", dijo.

Will Smith interrumpió la última entrega de los premios Oscar al subirse al escenario para propinarle un bofetón a Chris Rock después de que el comediante asegurara a su esposa que esperaba verla muy pronto protagonizando la secuela de 'G.I. Jane', el filme para el que Demi Moore se rapó la cabeza en 1997.

La situación desató la furia del actor, que no contento con golpear al cómico, también le amenazó a gritos advirtiéndole que no volviera a mencionar el nombre de Jada. Cómo olvidar ese momento...