G3 / GTRES

Iker Casillas pasa de los rumores de separación de Sara Carbonero: aquí las pruebas

Primeras fotos de Iker tras el bombazo

En estas fotos se ve cómo lo del supuesto divorcio no le saca de sus casillas. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

La ¿pareja? formada por Iker Casillas (40) y Sara Carbonero (37) ha tenido que afrontar la publicación, por parte de la revista Lecturas, de una serie de rumores ligados a la supuesta crisis matrimonial que atravesaríanentre los que destacaba la posibilidad de que el exportero del Real Madrid y la periodista llevaran ya una temporada haciendo vidas completamente separadas en la ciudad de Madrid. Y a ver, que cuando el río suena... Ya sabes lo que lleva y este río lleva sonando ya bastante tiempo. Ya no sabemos ni qué pensar, la verdad. 

Poco después de que salieran a la luz estos salseos, el matrimonio se limitó a comunicar a la revista ¡Hola! que estas afirmaciones eran rotundamente falsas y, por tanto, que nada había cambiado entre ellos desde que la familia se trasladara de nuevo a la capital de España: una nueva etapa para la que ambos optaron por mudarse a otra vivienda y ganar así 'comodidad' en todos los sentidos. Si nos la han querido colar, nos la han colado. 

Desde luego, Iker ha demostrado que está tan involucrado como siempre en la familia, ya que ha sido él quien se ha encargado de llevar a sus hijos, Martín y Lucas, al colegio. Al igual que hizo Sara el día anterior, el que fuera guardameta de la selección española ha tenido que lidiar con la presencia de fotógrafos en los alrededores del centro, a quienes ha ignorado por completo. No esperes encontrar aquí una respuesta de Iker porque no la ha habido. 

Estas son sus primeras imágenes por la calle después de que saliera a la luz el bombazo y por lo que ves, se ha 'refugiado' en su móvil para pasar de las cámaras. Lo típico que hacemos todos cuando vemos a un conocido al que no queremos saludar. 

G3 / GTRES

Parece que nada de esto le saca de sus casillas ni lo va a hacer. 

En su caso, Iker no ha tenido que avisar ni siquiera de su negativa a hacer declaraciones, ni ha respondido a las llamadas de atención de los periodistas que querían saber 'únicamente' si se encontraba bien. En su encuentro, Sara al menos les advirtió de que no iba a "decir nada" y les aseguró que se encontraba "muy bien" antes de entrar en su coche para abandonar rápidamente la escena. Así fue su reacción al ser preguntada: 

Cómo está el panorama, señoras...