GSR / GTRES

Iker Casillas, Sara Carbonero y la 'Kiki bronca' que ya no es ningún secreto

Se ha destapado en 'Viva la vida'

Somos todo oídos.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Ha sido Jordi Martín quien lo ha contado en el programa 'Viva la vida': Iker Casillas (40) y Sara Carbonero (37) han discutido muchísimo a causa de Kiki Morente, el cantaor con el que se ha relacionado la periodista a lo largo de los últimos meses.

Sara Carbonero e Iker Casillas se han divorciado, pero no es una separación normal y corriente. Tienen dos hijos y por ellos están condenados a entenderse, a ser familia, aunque de una forma indirecta. Además, poseen tropecientos amigos en común... Hace unas semanas veíamos cómo acudían los dos a una boda de alguien cercano a ambos. Vamos, que no se han distanciado.

Kiki tiene nuevo disco

Aunque lo que ha contado Jordi Martín en 'Viva la vida' puede que lo cambie un poco. O totalmente. Según lo que ha contado el paparazzi es probable que se haya generado tensión entre Sara e Iker. El fotógrafo ha dicho que Kiki Morente se quedó a dormir en casa de Sara. La misma en la que viven los niños. Una sola noche, pero suficiente para que uno de ellos se lo contara a papá. A Iker. 

Jordi Martín asegura que esta situación no le sentó para nada bien al guardameta. Se lo reprochó a Sara durante a boda en la que coincidieron, así que imagínate el lío. A Sara este reproche no le gustó, "le sentó como una patada", asegura Jordi Martín.

A todo esto hay que añadirle un dato superimportante. Las últimas noticias apuntan a que Sara y Kiki habrían decidido poner fin a lo suyo, o lo que es lo mismo: ya no están juntos. 

Sara sigue posando con lookazos en Insta

De cualquier forma, ni el hijo de Enrique Morente ni ella habían confirmado su historia de amor. El músico dijo a un periodista que "se estaban conociendo y que se estaban dejando llevar", pero nada más. Cero patatero.

El romance entre Sara Carbonero y Kiki Morente empezó poco antes de verano y fue llevado con la mayor de las discreciones. ¿Qué habrá pasado entre ellos para que ya no estén juntos? ¿Demasiada presión mediática? Ni idea. Lo que sí se sabe es que ninguno de los dos hizo 'unfollow' en Instagram y que los 'likes' entre ambos también continúan. Vamos, que no hay mal rollo.