Sergio R Moreno / GTRES

¿Infarto? ¿Qué infarto? Iker Casillas cuenta por qué acudió a urgencias

Ha lanzado un comunicado.

Iker Casillas pasaba por urgencias el pasado 28 de abril y todo apuntaba a que podría haber sufrido otro infarto. Ahora ha querido aclarar la situación.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Todas las alarmas saltaron el pasado 28 de abril cuando se conocía la noticia de que Iker Casillas (40) había terminado en urgencias por un fuerte dolor en el pecho. En aquel momento lo único que se supo a ciencia cierta, y todo a través de una noticia en exclusiva que dio la revista Hola!, es que Iker Casillas había estado en el Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid, después de que sintiese un fuerte dolor en el pecho y notase que el corazón se le aceleraba.

Acompañado por dos hombres, al guardameta se le hicieron todas las pruebas oportunas y más tarde se le dio el alta. Y aunque en un primero momento todos pensamos que quizá el motivo de su visita había sido otro infarto, nada de eso. Ahora, y consciente de que muchas personas se están preocupando por su estado de salud, el guardameta ha lanzado un comunicado en que el desvela que todo fue por "un simple ataque de alergia". ¡Menos mal! 

Y es que hace justo pocos días que el portero celebraba su segunda cumpleaños. "Dos añitos después", #felizsabado #vivehoymañanayaveremos #extratime", escribía junto a una fotografía que se había realizado enfrente de uno de los espejos de su casa. 

"Es como estar en una piscina de dos metros, en el fondo, quieres salir y no puedes. Una angustia. Cada vez me faltaba más el aire pero pensé que era una alergia, no un infarto", recordaba Iker en su documental de Movistar+, 'Colgar las alas'.

En el mismo documental, Iker también narra cómo estuve consciente durante toda la operación: "Veía cómo me ponían el líquido de contraste, que me quemaba mucho, me daba mucho calor. En cuanto pusieron el stent, la primera bocanada de aire ya me supo bien". 

 Un recuerdo que también quiso compartir Sara Carbonero en el mismo documental cuando habla de cómo y dónde recibió la dura llamada comunicándole la noticia. "En el aeropuerto de vuelta me dicen: ‘Sara, tranquila, pero a Iker le ha dado un infarto'. (...) Llamé a Iker, algo absurdo si lo piensas, y lo intenté con el médico, con el de seguridad, y no me cogían el teléfono...".

Sin duda, un duro momento que ambos superaron y que a día de hoy queda ya en la memoria como una pesadilla que nunca existió.