GTRES

La hija de Kourtney Kardashian va a grabar con Blink-182

Penelope Disick y Travis Barker ya son como uña y carne

Mamá, quiero ser artista.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

El momento en que quedó claro que la relación de Kourtney Kardashian (42) con Travis Barker era algo más que un romance pasajero fue cuando salió a la luz que ella había comenzado a pasar mucho tiempo con los hijos de su novio, y viceversa.

Salta a la vista que el componente de Blink-182 se ha integrado sin problema en la vida familiar de su chica, que tiene tres hijos con su ex 'Lord' Scott Disick (38). Es precisamente su hija mayor, Penelope, la que más unida a Travis está, y todo gracias a la música. Hace unos meses, el artista le regaló a Penelope, de nueve años, una batería propia por su cumpleaños, porque siempre siempre le llamaba mucho la atención este instrumento cuando iba de visita por su estudio de grabación, y ahora él se ha convertido en su profesor particular porque la niña ha cogido destreza con las baquetas "súper rápido".

Travis dijo a la revista Nylon: "No puedes ser insistente, pero le dices: 'Oh, ¿quieres aprender a tocar algo? Y ella siempre te mira con ojos brillantes y dice: 'Sí, estoy muy emocionada por aprender a tocar'. Así que aprendió muy rápido, súper rápido".

En cuanto a las lecciones que le da a la pequeña, Travis añadió: "No son semanales, en plan: 'Vale, Penélope, tenemos que dar clases hoy'. Pero cuando ella quiere aprender entonces nos ponemos con las clases, me gusta estar allí para llenar ese pequeño espacio, ese espacio creativo en su cabeza. Creo que lo próximo que va a hacer es grabar algo en el estudio".

Menos mal que no tienen vecinos cerca

El rockero de 45 años tiene a su hijo Landon, de 17 años, y a su hija Alabama, de 15, fruto de su matrimonio con Shanna Moakler, y admitió que no hay nada que le guste más que ser padre. "Me encanta ser padre. Siempre digo que es lo mejor... es mejor que cualquier canción que haya hecho o cualquier logro que haya tenido o que haya hecho. Siento que ser padre no tiene comparación, ¿sabes?".

Además, gracias al ritmo de vida más lento que adoptó durante el confinamiento y pandemia Travis aprendió a apreciar aún más la familia, así que está encantado con su faceta de padre. "Me he dado cuenta de que pasar tiempo con mis hijos y con las personas a las que quiero es muy importante. Y ambas cosas hacen que ser creativo y hacer música sea mucho mejor".