SplashNews.com / GTRES

Hailey manda a paseo a los fans de Justin Bieber (y de ella misma)

Ni los conocen, ni los van a conocer.

CUORE.ES -

La relación entre los seguidores de cualquier ídolo juvenil y sus parejas sentimentales ha sido históricamente una muy complicada. Esto es así. En el caso de Justin Bieber (27), algunas de sus novias como Sofia Richie o sencillamente sus amigas cercanas han sufrido en el pasado unos niveles de acoso en redes sociales por el mero hecho de estar cerca del cantante y no estar a la altura, en opinión de sus fans, de las circunstancias.

Con esos antecedentes, de los que sin duda está al corriente la actual pareja de la estrella del pop, lo más prudente es evitar jaleos con los admiradores de su marido, pero Hailey Bieber (29) no ha tenido reparo en entrar a valorar cómo afectan los comentarios que ellos le envían por internet a su vida de recién casada en una nueva entrevista a la revista Cosmopolitan.

Los Bieber de paseo en Los Ángeles | Pap Nation / GTRES

Bien de pintas.

"El problema es que los críos se vuelven muy posesivos y sienten que si sus ídolos sufren, ellos también lo pasan más y sufren con ellos, o lo que sea. Creen que conocen realmente a esas personas que son famosas porque sus vidas están muy expuestas. Y eso es lo que me provoca una mayor frustración, creo", afirma sin morderse la lengua acerca de los debates que se generan sobre quién era la mujer adecuada para Justin, su ex Selena o ella misma, o si Hailey sabe apoyarle en la etapa tan complicada que atraviesa a nivel emocional en la actualidad.

"No puedo evitar pensar: 'Pero si en realidad no nos conoces, ni a mí ni a él. No conoces realmente a ninguna de esas personas'. Lo más raro desde mi punto de vista es que se creen escenarios en su cabeza de lo que ellos piensan que debe estar sucediendo, o que debería pasar. Y me parece una locura, es rematadamente tonto".

Al final, Hailey ha acabado llegando a la misma conclusión que muchas otras celebs antes que ella: que no pueda agradar a todo el mundo y lo mejor, por tanto, es ignorar a sus 'haters'.

"Me he dado cuenta de que he llegado a un punto en el que ya ni siquiera leo esos mensajes. La gente puede ser muy cruel, y no quiero que me afecte: si no lo veo, no puede hacerme daño. Sigue importándote hasta cierto punto, por supuesto. Tienes que entrenar y repetirte: ¿Por qué debería importarme? No conozco a esas personas, ni ellos a mí, y no forman parte de mi vida o de mi relación".