Rachel Murray / GETTY

Gwyneth Paltrow a punto de morir en el parto de su hija Apple

Y nunca antes lo había contado

Vaya sustaco.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Gwyneth Paltrow (49) dice que "casi muere" al dar a luz a su hija Apple. La actriz ha recordado la "loca" experiencia de dar a luz a su hija, Apple Martin, y reveló que estuvo a punto de morir en el proceso.

La fundadora de 'Goop' se sinceró sobre las dos cesáreas por las que pasó -una para Apple, de 17 años, y otra para su hijo Moses, de 15- y cómo le dejaron una "gran cicatriz". "Mi hija fue una emergencia, fue una locura, casi morimos. No fue nada bueno", compartió en el podcast 'Armchair Expert' el lunes.

"De todos modos, hay una gran cicatriz a través de tu cuerpo, y es como, 'Oh wow, eso no solía estar allí'. Y no es que sea malo o que quieras juzgarlo, pero te quedas como: 'Oh, Dios mío'".

La ex mujer de Chris Martin, padre de sus dos criaturas, aprovechó la ocasión para criticar la manera en la que las redes sociales ponen expectativas poco realistas en las mujeres para que se recuperen inmediatamente después de dar a luz. "Gracias a Dios que no existía Instagram cuando tuve bebés porque ahora es como si viera a alguien, 'Oh, acabo de dar a luz hace dos semanas y tengo un estómago completamente plano', y yo pienso, 'Wow ese no era mi caso'".

La actriz de 'Iron Man' también denunció la presión que sufren las mujeres en torno a la alimentación de sus hijos a la hora de decidir si les dan leche de fórmula o les dan el pecho, y dijo que, en lugar de criticar las opciones de los demás deberíamos aprender a juzgar menos. "Adivina qué, sea lo que sea, está bien. Siento que también tenemos esta cosa rara alrededor. Es el perfeccionismo pasado. Es como si yo pudiera hacer esta tarea que es sobrehumana y ¿por qué? ¿Para qué?"

Vamos, que la actriz no ha dejado títere con cabeza, y nos parece muy bien, ya que cada vez son más las famosas que utilizan sus redes sociales para desmitificar la perfección de cuento que siempre ha rodeado a la maternidad.

Ella además se encarga de repartir placer y felicidad con su empresa, ya que nuestra amiga Gwyneth comenzó a vender productos como huevos vaginales (que no estaban aprobados científicamente), consoladores de un millón de dólares y otra serie de maravillas entre las que destaca por encima de todas su vela vagina (sí, aquella que una vez explotó en casa de una señora).