Luca Bruno / GTRES

Italia pidió que no se votase a Chanel por ser una "Jennifer Lopez de saldo"

¡Cómo se atreven!

Los comentaristas de la RAI aseguraron en directo que España no se merecía que los italianos votasen a Chanel por ser una copia de Jennifer Lopez. ¡Vendetta!

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Ojito que se ha liado muy parda en Twitter después de que un video de la retransmisión de Eurovisión 2022 por parte de la televisión pública italiana se haya viralizado por su tremendo contenido. Mientras las líneas para el televoto permanecían abiertas, los comentaristas italianos, al aparecer Chanel en pantalla, no dudaban en pedir a los italianos que no votasen a España por ser "una Jennifer Lopez de saldo". ¿Me perdonas? 

Que también os decimos que desde cuando es un insulto parecerse lo más mínimo a Jennifer Lopez. Pero vaya, que eso es jugar muy sucio porque Eurovisión se creó con espíritu de unión pacificador este comentario pide vendetta pero YA. De todas formas, preferimos quedarnos con lo bueno de la noche y fue que Chanel consiguió un merecidísimo tercer puesto por detrás de Inglaterra y Ucrania, país que se hizo con el micrófono de cristal.

Era uno de los momentos más esperados y por fin Chanel Terrero salió al escenario de Eurovisión 2022, justo detrás de los anfitriones, Italia, e hizo lo que mejor sabe. ¡Deslumbrar! La artista bailó como nunca, su voz no se quebró ni una sola vez y todo el mundo coincidió en que es una de las mejores actuaciones de España en mucho tiempo. ¡Olé, olé y olé! 

‘SloMo’: tres minutos para impactar 

Vestida con un mono negro de inspiración goyesca y chaquetilla de cuero con alrededor de 50.000 cristales de Swarovski incrustados
 creado por el diseñador cordobés Palomo Spain, Chanel se ha subido al escenario acompañada de sus bailarines Exon Arcos, Josh Huerta, Pol Soto, Raquel Caurin y María Perez, en una puesta en escena que ha contando con la dirección artística del prestigioso coreógrafo Kyle Hanagami, y la iluminación de Rob Sinclar.

Chanel ha arrasado con una propuesta que incluía nuevos arreglos que ahondan más en la tradición tanto española como latinoamericana, haciendo un guiño a los referentes culturales de Chanel. Una nueva producción y mezcla de la canción que gana en fuerza y sorprende con pequeños detalles. 

La puesta en escena conservaba elementos icónicos de la actuación en Benidorm, como el dance break, aunque con una nueva iluminación y el efecto estroboscópico del estribillo que representa el slow-motion al que hace alusión la canción. 

La novedad llegaba en la parte final, con la introducción de una coreografía en el último estribillo; un solo de Chanel con progresión de notas ascendentes en agudo, que han avalado la versatilidad y las cualidades vocales de la cantante y bailarina; cascada de fuego y elementos pirotécnicos y un elemento muy español: un abanico en un instante de la actuación. Dieciocho cámaras y más de 70 planos se han utilizado para la realización.