GSR / GTRES

Esty Quesada fue víctima de abusos sexuales en la infancia (por su abuela)

La creadora de Soy una pringada

Esto es serio.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Esty Quesada ha dado una entrevista en la que habla de los abusos sexuales sufridos cuando era una niña. La de Soy una pringada sufrió esto durante 10 años y lo más impactante es que fue por su propia abuela, según dice ella. Te vamos a contar lo que ha dicho la youtuber.

Ha sido en una entrevista a el diario El Mundo donde la de Barkaldo ha querido hablar de su infancia. Su padre murió y su madre las abandonó física y emocionalmente cuando eran niñas. Además, Esty Quesada tiene una hermana mayor que la cuidó como hija a partir de los 13 años, momento en el que se quedaron solas. De su infancia, Esty recuerda la vida de clase media baja en el barrio de Barakaldo y habla sobre todo de los malos momentos y de la familia desestructurada que tuvo. 

"Yo no me acordaba de esto porque tenía recuerdos bloqueados. Cuando te hacen eso de niña no se lo puedes contar a tu familia porque piensas que no te van a creer y que te vas a quedar sin apoyo. Por supervivencia tu propio cerebro te lo oculta", dice Esty Quesada respecto a los abusos sexuales sufridos. "Cuando estás mejor esos recuerdos van saliendo poco a poco. No entiendes nada. A mí me salió en terapia porque tenía unos sueños muy raros. Me venían flashbacks de cosas y yo pensaba; 'Pero esto qué es? Me estoy volviendo loca. Tengo esquizofrenia", añade sobre los recuerdos bloqueados durante 23 años que salieron a la luz. 

Esty habla de una bajada a los infiernos al darse cuenta de que abusaron de ella. Por lo que cuenta, se ve que ha ido a terapia y que la verdad la hizo sentirse "libre". También reprocha la falta de atención psicológica y psiquiátrica y asegura que no es la única con pensamientos suicidas. Uf. 

Cuenta además en la entrevista que tenía una vida horrible, llena de desgracias: "Me quería matar. No recuerdo un día en mi vida en el que no tuviese una profunda depresión. Ahora también, pero mucho menos", confiesa. 

De su madre dice que la odia: "Vamos que muy mal. Tendría que estar muerta desde hace años, pero no lo estoy", dice. "Yo ahora tengo mis bloqueos y mis límites y no puedo llorar ni sola ni delante de gente. Pienso que voy a dar el coñazo a la gente. De pequeña nadie me consolaba. Son traumas de la infancia en los que estoy trabajando", concluye.

La creadora del canal de contenidos más ácidos de todo Youtube, Soy una pringada, empezó en las redes sociales cuando tenía 22 años.