USG / GTRES

Enrique Ponce y Ana Soria, de ruptura nada: sol, playa y yate

¡Qué nivel Maribel!

Tras las rumores que aseguraban que la pareja habría puesto punto y final a su relación, ahora han dado por comenzadas sus vacaciones de verano.

CARMEN RAYA -

Va a ser el segundo verano que Enrique Ponce y Ana Soria van a pasar juntos. Sin embargo, este va a ser más especial todavía porque lo van a disfrutar sabiendo que su relación está más fuerte que nunca y es capaz de superar cualquier bache. Y lo decimos porque hace pocos días que la sombra de la ruptura sobrevolaba sobre ellos, ¿por qué? Porque Enrique Ponce anunció que se retiraba de los ruedos y mucha gente pensó que eso tenía que ver con la situación personal del torero.

El primer rumor que unía la retirada de Ponce con su situación personal iba por un derrotero más familiar: se hablaba de un posible embarazo, así que Ana Soria se cansó del tema y le explicó a La Razón que el tiempo le daría la ídem: "No queremos entrar en nada porque queremos vivir nuestra vida al margen de la prensa, pero te digo que nada de embarazo... Como siempre inventando". Y, por si acaso quedaba duda, o más bien sembrándola, añadía: "En nueve meses comprobarás que no te estoy engañando."

Y eso ha hecho que aunque ella quiera mucho mucho vivir al margen de la prensa haya tenido que volver a hablar, eso sí más escueta. Porque ahora lo que dicen de ellos es que han roto, y que por eso él deja el trabajo. Desde luego, tienes que ir muy sobrado de dinero para que ese tipo de cosas afecten a tu vida laboral, nosotras nos tenemos que conformar con buscar el hombro de una amiga para lamentarnos o convertir nuestra vida en un 'cheat day' continuo.

Lo que decían es que Ana se habría cansado de los constantes compromisos laborales de su novio y habría dicho que ya estaría. Entonces, él, como muestra de amor, habría dejado de buscarse corridas. Eso sí, lo que cuentan por ahí es que, además de todo, la retirada del torero (que es lo único veraz a estas alturas) ni siquiera es para siempre... Algo que ya nos olíamos, porque por lo general hemos visto a compañeros y excompañeros suyos demostrando que el pelo crece y que cuando se cortan la coleta es solo una cosita simbólica, luego se la dejan crecer de nuevo y vuelta al trabajo. 

Lo que está claro, según las imágenes que hemos podido ver de la pareja en Almería es que Enrique y Ana siguen estando muy enamorados.