YOUTUBE

Emily Ratajkowski denuncia a Robin Thicke por acoso sexual

Duras declaraciones

Emily Ratajkowski trabajó en el videoclip de 'Blurred Lines' junto a Robin Thicke y ha contado como este le tocó sus pechos desnudos.

MARIA JIMENEZ | CUORE.ES -

¿Quién no recuerda el tema de 'Blurred Lines' en el que Pharrel y Robin Thicke bailan con varias chicas, una de ellas la ahora famosísima Emily Ratajkowski? De hecho, en un momento del video ambos comparten 'cama' y ella no luce sujetador. Pues bien, es ahí donde se produjo una desagradable experiencia para La modelo que, ahora, ha tenido la valentía de denunciar a través de su libro 'My body' que saldrá a la venta próximamente.

Emily describe en las páginas de su libro que el cantante estaba borracho cuando él la rodeó por detrás y sus manos tocaron sus pechos desnudos, en ese momento ella se giró hacia atrás para mirarlo. "De repente, de la nada, sentí la frialdad y la extrañeza de las manos de un extraño ahuecando mis pechos desnudos por detrás", dijo. Tras percatarse de esto la modelo se alejó y el intérprete tropezó y sonrió antes de que la directora del set interviniera. Según cuenta Emily, el cantante se disculpó "tímidamente": Él sonrió con una sonrisa tonta y se tambaleó hacia atrás, con los ojos ocultos detrás de los lentes".

No es la primera vez que Emily cuenta un caso de abuso sexual. Fue en septiembre del año pasado cuando  a través de un ensayo que ha escrito en primera persona para la sección'The Cut', de la revista New York Magazine', Emily Ratajkowski denunciaba el acoso sexual que sufrió hace ocho años por parte del fotógrafo Jonathan Leder. Para no contaminar su relato, pasamos a reproducir la parte en la que habla de la agresión.

"La mayor parte de lo que vino a continuación fue borroso excepto por el sentimiento. No recuerdo haberle besado, pero sí recuerdo que sus dedos de repente estaban dentro de mí. Más y más fuerte y empujando y empujando como si nadie me hubiera tocado antes o desde hacía mucho. Podía sentir mi forma y mis crestas, y realmente dolía mucho. Llevé mi mano instintivamente a su muñeca y saqué sus dedos de mí con fuerza. No dije una palabra. Se puso de pie abruptamente y se escabulló silenciosamente hacia la oscuridad por las escaleras. Me levanté con cuidado, presionando mis pies descalzos contra las tablas del suelo. Subí las escaleras de madera y entré en la habitación donde habíamos filmado al comienzo de la noche, luego me acosté sobre las delgadas sábanas floridas. Me estremecí incontrolablemente. Estaba confundida sobre por qué Jonathan se había ido sin una palabra y aterrorizada de que volviera".