Sergio R Moreno / GTRES

Elena Furiase se hace un 2x1 en tatuajes veganos

¿Y por qué no?

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Está al borde del medio millón de seguidores en Instagram y aunque no comparte muchos detalles de su vida privada, Elena Furiase (33) ha tenido a bien contarnos que ha vuelto a pasar por la camilla del tatuador. ¡Alegría! Sí, la actriz e hija de Lolita Flores ha decidido que quería sumar a su cuerpo un nuevo diseño, pero ha explicado que ha tenido que hacerse dos para no tentar a la mala suerte

"Hacía tiempo que no me tatuaba, tenía 5 tatuajes, y quería hacerme el arca de Noé (Noah) pero dicen que da mala suerte tener tatuajes pares, así que dije pues uno más, 7! Un tipi, que representa el hogar nómada! Y si tengo amigas como Melanie Benyahya que es una auténtica CRACK en los “tattoos”, sobre todo en el trazo fino pues me vuelvo a animar! Y además todo lo que utiliza es absolutamente vegano! como me ha dicho “la única que “sufre” aquí eres tú” .. si a esto se le puede llamar sufrir! Gracias amiga! Eres ÚNICA!!!!!! ⛺️⛵️🧡", ha escrito junto a tres imágenes en las que podemos ver sus nuevas adquisiciones.

Precisamente era Dakota Johnson la que hablaba recientemente de tatuajes, pero en dirección totalmente opuesta a la de Elena Furiase. En su caso, la actriz de 'Cincuenta sombras de Grey' reconoce que, a día de hoy, se arrepiente de algunos de sus tatuajes. 

"Tengo once tatuajes, o doce, no lo sé. No soy ninguna loca, no, no. Estamos en el 2021, once me parece una cifra prudente. Tengo unos cuantos en el brazo, y otros tantos en otros sitios aleatorios... de los que me arrepiento... porque ahora me parecen tontos", ha confesado a su paso por el programa de James Corden. "Tengo uno en el brazo que dice 'acciones, no palabras' en latín", ha confesado para poner un ejemplo de los diseños que a día de hoy no volvería a tatuarse.

En su defensa, la intérprete ha explicado que se trata de una frase que su padre, Don Johnson, solía repetirle a menudo cuando era una adolescente y quería reprocharle su aparente incapacidad para terminar cualquier proyecto que empezaba. El famoso actor también le había asegurado que si algún día se tatuaba, la desheredaría sin pensárselo dos veces, así que ella optó por grabarse sus palabras sobre la piel en un intento por ablandarle. Y parece que dio resultado, porque a día de hoy su progenitor es uno de sus mayores fans.

A quien no le importó lo más mínimo que se tatuara fue a su madre, Melanie Griffith, que de hecho la acompañó cuando se hizo el primero de todos. También estuvo a su lado cuando decidió perforarse el ombligo con 14 años e incluso se animó a ponerse otro pendiente a juego con el suyo.