Sergio R Moreno / GTRES

El estado del clítoris de Dulceida: tenemos novedades (buenas)

Menos mal

La salud íntima de la influencer ha pasado un momento bastante complicado. Ahora Dulceida nos pone al día de lo que lo pasaba a su clítoris.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Preocupadas y preocupados estábamos todos y todas por el estado del clítoris de Dulceida. ¿Por qué? Bueno, no deberías hacernos esta pregunta porque ya te lo hemos contado en capítulos anteriores (ni que fuera Cuore una telenovela), pero por ser tú te vamos a contar qué le ha pasado a la que fuera pareja de Alba Paul. 

Resulta que volvía Dulceida de un viaje a Dubái en avión (lo típico, ya sabéis) con su hermano Álex Domenech  cuando la influencer comenzaba a sentir molestias en dicha zona y cuya preocupación le ha llevado a acudir a una experta. Una vez en la ginecóloga, Aída recibió un diagnóstico rápido: "Nos pasa a todas, todas tenemos vagina y voy a hablarlo. Pero a mí me preocupaba porque yo he tenido candidiasis y no se parecía, era un dolor en el clítoris brutal".

Tras su visita a la ginecóloga, la 'influencer' siguió el tratamiento indicado sin obtener mejoría alguna por lo que su preocupación aumentaba. "Tengo el clítoris hinchado como una nuez gigante, lo más grande que os podáis imaginar, un dolor increíble… Y hoy ya, directamente, no puedo andar, no puedo moverme, me cuesta levantarme, por eso me han pinchado".

¡PINCHADO! Sí, en esa zona.... Por poco y nos da un infarto.

Tras este pinchazo, Dulceida tenía un margen de 72 horas para notar algún tipo de mejoría. Si esto no sucedía, la que fue pareja de Alba Paul tendría que someterse a una intervención médica. 

El clítoris de Dulceida ya no está triste

Por suerte, el pinchazo hacía efecto y Dulceida no dudaba en contar que estaba feliz porque su clítoris volvía a ser de un tamaño normal. "Ayer la infección por fin 'estalló' y no sabéis cómo note que remitía el dolor. Estoy muchísimo mejor, aunque todavía noto molestias. Menos mal que no han tenido que llegar a intervenirme", aseguraba feliz por no haber tenido que enfrentarse a una intervención quirúrgica.

Unas declaraciones que realizaba a través de sus Stories, tirada en el sofá, con las piernas abiertas y una invitada de excepción: Jedet. Sí, ambas estaba disfrutando de una tarde de amigas y la pobre Dulceida estaba tirada en el sofá con las piernas abiertas y un vestido porque todavía no podía cerrarlas por las molestias. Ains, querida Dulceida, menuda historia médica. Afortunadamente, y como ya ha dicho ella misma, todo parece que está volviendo a su ser y no tendrá que pasar por las manos del cirujano. ¡Alegría!