davidbisbal / INSTAGRAM

David Bisbal, una sirenita bajo el mar

Con sus dos chicas. 

VICTORIA LUPIÁÑEZ | CUORE.ES -

Que sí, que eso de los propósitos de año nuevo está muy bien pero hay que ver los pocos que cumplimos. Por eso, lo mismo es mejor hacer la mayoría sobre la marcha. Como por ejemplo David Bisbal (42). Venga, ¿quién no ha querido ser La Sirenita para nadar por el mar sin parar y sin morir de asfixia?

Pues no sabemos de quién habrá sido la idea, pero David Bisbal ya se ha metido bajo el mar y ha nadado a gusto y muy bien acompañado por su "niña grande y la niña pequeña". Rosanna Zanetti y Ella han acompañado al cantante en su aventura en las profundidades del mar y han disfrutado juntos de todas las cosas maravillosas que hay debajo del agua y que muchos no nos atrevemos ni a imaginar.

El cantante ha compartido un vídeo donde se puede ver a los tres iniciándose en el buceo y ayudando a la pequeña Ella, que de vez en cuando necesitaba descansar. Que parece que no, pero eso de nadar, sumergirse y tal... ¡Cansa mucho! Pero ahí está papi para llevarla a caballito y así poder tomar un descansito.

 

Empezamos el año con un Gran Premio! En el mar, con la niña grande y la niña pequeña!

Una publicación compartida de db (@davidbisbal) el

Y sin problemas, entre burbujas  ¡Tú vivirás! 

Tanto David como Ella llevaban trajes de neopreno, mientras que Rosanna iba ataviada con un bikini de colores muy llamativos y con mangas. Los tres han dado la bienvenida al año nuevo con lo que el cantante denomina un "Gran Premio". Y qué mejor manera de hacerlo que disfrutando de la familia y de toda la naturaleza y belleza que se esconde bajo el mar.

¿Próximo disfraz de carnaval de David?

Vamos, no podemos decir que no son originales para empezar el nuevo año. Ahora solo falta que David cante 'Bajo el mar' y que Rosanna y Ella la bailen al más puro estilo Ariel. Aun así, seguro que la pequeña se lo ha pasado en grande y no olvidará esta experiencia nunca. Papá David y Rosanna hacen delicias de los gustos de la pequeña... ¡Y ella encantada!