David Beckham / INSTAGRAM

David Beckham y su último 'caprichito' de 14 millones de dólares

Se ha comprado un yate para surcar los mares con su familia

Había una vez un barquito chiquitito.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

El exfutbolista David Beckham ha viajado recientemente a Italia, según informa el diario británico 'The Sun', con intención de adquirir un súper yate de la prestigiosa firma Ferretti y, además, también habría aprovechado la visita para evaluar con sus propios ojos la más alta gama de automóviles deportivos de la casa Maserati, hasta el punto de que ya se habría decantado por un modelo concreto.

La primera parte de la noticia ha sido confirmada a medias por el propio fabricante de estas lujosas embarcaciones, aunque la empresa se ha limitado a corroborar, a través de un portavoz, la aparición del deportista en sus instalaciones. Sin embargo, se ha negado a ofrecer más datos al respecto para, en sus propias palabras, "proteger la privacidad de sus clientes y el carácter confidencial de las conversaciones".

"A David se le dio la oportunidad de visitar cada rincón del barco. El modelo Telli es el orgullo de la marca y es perfecto para unas vacaciones en familia. Bajo la cubierta, y solo con cruzar una puerta, uno puede encontrarse una maravillosa piscina de interior", ha señalado una fuente de su entorno al citado periódico.

Por otro lado, poco más ha trascendido sobre la llegada de David Beckham al cuartel general de Maserati en la ciudad de Modena, al margen de que el exdelantero se habría quedado prendado de un "impresionante" ejemplar del potente modelo MC20, valorado en más de 300.000 dólares. "Es un coche impresionante", habría comentado Beckham durante su visita a la planta principal del histórico fabricante italiano.

Pero el marido de Victoria Beckham (47) no es el único que está pensando en dejarse un dineral en medios de transporte, ya que hace poco se confirmó la noticia de que Beyoncé (39) y Jay Z (51) acababan de adquirir uno de los tres Rolls-Royce Boat Tail que se fabricarán en todo el mundo, por la módica cantidad de 23 millones de dólares. Se trata de un deportivo descapotable inspirado en el ya descatalogado Phantom Drophead y cuya trasera imita a la de un yate.

Tiene un sistema de almacenaje para botellas y comida (incluido un compartimento solo para el caviar) que se encuentra en el maletero, un compartimento para guardar dos mesitas con sus respectivos taburetes y una sombrilla.