Daniel Gonzalez / GTRES

Dani Martín habla de su mayor complejo físico (y lo enseña)

"Tetitas de cabritilla"

CARMEN RAYA -

Dani Martín ha vuelto a abrirse en canal al contar a través de su Instagram que él también está lleno de complejos y que no por ser famoso es superior a nadie en este tema. Tumbado en la cama y con el pecho al descubierto, el cantante nos ha contado su mayor complejo físico.

"Hoy me apetece contaros que toda mi vida he estado lleno de complejos. Nunca me ha gustado mi cuerpo, sobre todo mi pecho; me he juzgado siempre y me he exigido al máximo. Soy imperfecto, soy esto y hoy me gusta. Mucha gente creerá: ¿pero éste que lo tiene todo cómo puede tener complejos? Pues los he tenido y los sigo teniendo, cada vez menos. Me apetecía enseñaros mis tetitas de cabritilla, así las he llamado yo siempre. Instagram, ¿por qué censuráis las tetitas de las chicas y las mías no? Vivan las personas, y que sean como quieran ser y como son. Un beso, cero moralina, me sale del corazón enseñar esto! Salud y amor a todos y todas!" escribía.

Toda una declaración de intenciones que llega después de su alegato en favor de ir psiquiatra.  

"Estaba en la playa, pero hoy he cogido un avión. Hacía mucho que no me subía a uno, sobre todo para ir a un lugar maravilloso: el lugar donde en estos momentos de mi vida me siento mejor, más yo, más tranquilo, más feliz. Es un lugar donde me encanta hablar y donde me abro en canal. Es silencioso, cómodo, a veces paso calor, me emociono, conecto con mi infancia, con mi tristeza, con mis carencias, mis errores: a día de hoy es mi paraíso. Merece la pena encontrar lugares donde uno se siente que está trabajando y aprendiendo, tengo mucho que aprender de mí aún, así que seguiré cogiendo aviones para ir a ese puto paraíso del que os hablo. Se llama psiquiatra. Es un gimnasio donde la cabeza y las emociones se equilibran, se deshacen nudos, conoces de dónde vienen muchas cosas. Donde aprendes a ser quien eres o, al menos, lo intentas. Donde aceptas, donde asumes, donde soy feliz", empezaba.

A continuación reflexionaba sobre la equivocada idea que tenemos de que solo las personas con enfermedades mentales tienen que acudir a un psiquiatra, y explicaba su experiencia por si puede servir de inspiración a alguien y ayudarle. "Yo voy al psiquiatra, tal vez pueda servirle a alguien. No me considero ni referente, ni alguien que intente influenciar ni contar qué debe hacer cada uno en su vida, ni historias de esas. Tampoco me he comido a Buda, ni he dejado de ser el ser errante que soy. Tampoco tengo ninguna enfermedad mental diagnosticada, ni busco apoyo con este texto, sólo soy alguien que hoy vomita esto aquí porque así me ha salido al subirme al avión".