¿Divorcio en plena luna de miel? Cristian Castro dice 'sí, quiero'

Esto sí que ha sido una boda exprés y no la de Britney Spears... 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Nunca hubiéramos imaginado que una boda podría ser tan corta hasta que ha llegado Cristian Castro. Sí, sí, el cantante de 'Azul' se ha casado y separado en menos de lo que canta un gallo. Ha sido un matrimonio exprés. ¿Quería marcarse un Britney Spears (39)

El cantante se casó el pasado 23 de mayo en México con la violinista Carol Victoria Urbán, pero su amor les ha durado lo mismo que una de sus canciones. Unos minutillos.

Hay que tener en cuenta que Cristian se ha casado ya tres veces por lo que no nos extraña que vuelva a separarse. A la tercera no va la vencida, Cristian, es momento de parar, ¿no crees? 

El mexicano dice estar "muy avergonzado", porque para más inri, lo han dejado en plena luna de miel: “Sí, fue en la luna de miel, por así decirlo, rompimos 28 días después de casarnos, así que realmente una vergüenza, me avergüenzo, sí, pero si así se ha presentado el destino… Yo cumplí, traté de estar bien con y ella, y creo que ella también trató de estar bien conmigo, pero simplemente no pudo ser”, ha explicado en televisión.  

En realidad no sabemos si está triste o no porque siempre está sonriendo. 

 

Concierto de #CeciliaBartoli y #PhilippeJaroussky, #Suiza🇨🇭

Una publicación compartida de Cristian Castro (@cristiancastro_oficial) el

Y sí, esta ha sido su última foto juntos. 

“Estoy consternado porque esto no es un juego. Me la juego muy rápidamente por el matrimonio y por el amor y, de repente, no sale que nos podamos llevar bien”. 

Al parecer la cosa iba mal de antes: "No nos dimos tiempo para conocernos bien, esa es la versión real, y por eso pasaron las cosas, los malos entendidos que no estaban previstos”. 

Y como necesitan tiempo, qué mejor que abrirse una nueva cuenta de Instagram, una cuenta de soltero para subir fotos con los amigotes. 

 

You Snooze You Lose

Una publicación compartida de Cristian Castro (@mr.castrou) el

El divorcio lo lleva regulín...