Dia Dipasupil / GETTY

Chrissy Teigen habla de su última operación estética: ¡cambio de cara!

Ha contado en redes que se ha quitado grasa facial con una sencilla intervención

Las maravillas del bisturí.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Chrissy Teigen (35) acaba de desvelar en redes que se ha sometido a una operación de cirugía estética para quitarse grasa de las mejillas. "Hice eso de la extracción de grasa bucal del Dr. Diamond aquí", dijo la modelo a través de un vídeo en sus historias de Instagram, a la vez que enseñaba a todos sus seguidores el resultado. Y añadió: "Y desde que dejé de beber, realmente estoy viendo los resultados, y me gusta". Sí, lo hice, ¿ y qué?".

Y es que, pese a que ha sufrido un montón de críticas y burlas en redes, nunca ha dejado de compartir tanto lo bueno como lo malo con sus seguidores. Sin ir más lejos, no es la primera vez que habla en Instagram sobre sus problemas con el alcohol (lleva sobria desde diciembre de 2020), ni de sus operaciones estéticas previas. 

El Dr. Jason Diamond es un renombrado cirujano plástico facial conocido por protagonizar los programas 'Dr. 90210' del canal E! y 'Celebrity Plastic Surgeons' de Netflix y, aunque esta vez ha recurrido a sus servicios, no es la primera vez que pasa por quirófano. "Todo en mí es falso excepto mis mejillas", bromeó en una ocasión en un photocall, así que ahora podríamos decir que no queda nada de la Chrissy original.

Ya se hizo una liposucción en sus axilas en 2017, algo que le ayudó a ganar confianza en sí misma. "Me succioné una axila, que fue una de las mejores cosas. Es un gran secreto, pero no me importa", dijo entonces. Y añadió: "Me hizo sentir mejor con los vestidos; me sentí más segura. Fue la cosa más tonta y estúpida que he hecho nunca. La más tonta, pero me gusta, da igual. No me arrepiento, de verdad".

Sin abandonar las axilas, también ha reconocido que se pone bótox en la zona, no para que estén más rejuvenecidas, sino para controlar el exceso de sudoración.

Además, al principio de su carrera como modelo, la autora del libro de cocina 'Cravings' se sometió a un aumento de pecho, aunque decidió quitarse los implantes en junio de 2020. "Me han venido muy bien durante muchos años, pero ya lo he superado", dijo sobre sus implantes, y añadió: "¡Me gustaría poder subir la cremallera de un vestido de mi talla, y tumbarme boca abajo sin estar incómoda!".