Cher, acusada de racista

El coreógrafo Kevin Wilson ha demandado a la cantante por no admitir a bailarines de color en su espectáculo.

Ha sido el propio coreógrafo de Cher el que ha decidido denunciar a la cantante por mantener una actitud racista.

Según cuenta Kevin, ella le pedió bailarines blancos y rubios para su espectáculo de la gira Dressed to kill. El entorno de la cantante se ha apresurado a desmentirlo asegurando que es ridículo.

Esta demanda se suma a otra que acusa a uno de sus bailarines de agredir sexualmente a un fan y que la cantante quiso silenciarlo para que no ensuciara su imagen.