Steve Parsons / GTRES

Los chefs de Isabel II pasan por comisaría antes de darle de comer

El rebuscadísimo protocolo para evitar envenenamientos

Morir de hambre no es una opción.

CUORE.ES -

La vida en el palacio de Buckingham se rige siguiendo un estricto protocolo que contempla cualquier imprevisto, sobre todo cuando hay alguna cena, evento o acto importante. Todo el mundo sabe, por ejemplo, que la soberana debe ser la primera en sentarse a la mesa y que nadie puede seguir comiendo una vez termina su plato, o dirigirle la palabra antes de que lo haga ella, porque las normas dictan que primero habla con el comensal sentado a su derecha y a continuación con la persona que tiene a la izquierda. Todo muy casual, vaya.

Los miembros de la familia real británica no comen ni marisco ni carne poco hecha por miedo a las intoxicaciones, y el ajo o las comidas picantes están completamente prohibidas por el miedo a que dejen mal aliento (a Victoria Beckham le gusta eso). Los chef de palacio tienen muy presentes todos estos detalles, pero en el día a día cocinar para los 'royals' no resulta demasiado diferente a hacerlo en un restaurante de lujo, según ha desvelado el antiguo chef real Graham Tinsley en declaraciones a la revista 'HELLO!'

Alastair Grant / GTRES

En realidad, la seguridad solo se refuerza cuando se celebra un banquete al que vayan a asistir jefes de estado por invitación de Isabel II. En esas ocasiones, todo el personal debe darse cita en una comisaría, desde donde se les escolta hasta el lugar del evento y, antes de empezar a cocinar los ingredientes y utensilios de cocina se pasan por una máquina de rayos X.

Cada plato se prepara además en una cocina satélite creada para la ocasión y, cuando por fin está preparado, se lleva a pie hasta la sala donde se encuentran todos los invitados.

Con todo este despliegue no nos extraña que la reina lleve preparando su funeral desde hace décadas, por lo que pueda pasar. En concreto, el funeral de la actual Reina está listo desde el año 1960. ¡Toma ya, ahí la llevas! ¿Que no es fuerte? No damos crédito.

Todo esta situación ha montado entre la ciudadanía un jaleo de cuidado, y las repetidas ausencias de la Reina por motivos de salud alarman a todos. De esta manera, se ha filtrado la actuación que podría tener lugar el día en el que Isabel II fallezca. Así sucedería: es su hijo Carlos, el príncipe, quien debe dar la noticia del fallecimiento, cancelando automáticamente programas de televisión de carácter humorístico. El cuerpo de la Reina será trasladado a Buckingham Palace y allí permanecerá durante 9 días, recibiendo visitas de todo aquel que lo desee. Honestamente, nos parecen muchos días pero ellos verán cómo resuelven las cuestiones prácticas. Posteriormente, el cuerpo será trasladado a la 'Abadía de Westminster' donde tendrá lugar el funeral de Estado, terminando en el 'Castillo de Windsor' donde permanecerá enterrado su cuerpo. A todo esta actuación se le llama con un código (ya no tan) secreto: 'la operación Puente de Londres'.