@dr.carlabarber / INSTAGRAM

Filomena sigue haciendo daño: Carla Barber ha tenido un accidente

Es oficial: 2020 le está sujetando el cubata a 2021.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Diego Matamoros y su chica, la Dra. Carla Barber, han estado disfrutando de una escapada romántica a la nieve que, por el temporal Filomena, se alargó más de lo previsto. 

Sin imaginarse la que estaba a punto de caer (hablamos de la nevada histórica de los últimos días), la pareja hizo las maletas y puso rumbo a Baqueira Beret, una de las estaciones de esquí preferidas por los famosos españoles.  Pasaron los días, y viendo lo que se estaba liando en la capital, ante la imposibilidad de volver a casa decidieron quedarse más tiempo de vacaciones, aprovechando para seguir esquiando. "Aquí nos quedamos, amando nuestro caos", escribía Carla sin imaginarse lo que le estaba a punto de suceder.

Era la primera vez que disfrutaban de la nieve juntos, y según iban transcurriendo los días, iban mostrando en Instagram lo bien que se lo estaban pasando. Esquiaban mientras aguardaban por el momento perfecto para volver. De ensueño, ¿no?

El problema es que Carla sufrió un accidente con los esquís y tuvo que ser ingresada de urgencia. "Hola mis chic@s, ayer por la tarde volvimos a Madrid. Tuve un accidente en pista y estoy con la tibia fracturada en el hospital. Me ha dolido una barbaridad pero gracias a dios estoy bien. Esta tarde me operan la pierna y en un par de días, si todo va bien, podré volver a casa. Estoy animada y con ganas de recuperarme pronto. Lamentablemente no podré trabajar en unas semanas pero volveré con más ganas que nunca, tengo muchas novedades y cositas que contaros. Un abrazo", escribió la especialista en cirugía plástica.

Qué 'barber', ¿no?

Carla está bien, fuera de peligro, pero las molestias tienen que ser importantes. Lleva poco más de un año practicando esquí, aunque eso da igual. Este tipo de accidentes es común en este tipo de deporte.

El viaje de la pareja no ha estado exento de polémica, ya que muchos de sus seguidores no dudaron en criticarlos por el desplazamiento innecesario que bajo ningún concepto servía para pasar las fiestas con familiares o allegados, que es lo único que permitían las autoridades por estas fechas. Ellos se defendieron asegurando en redes que su escapada formaba parte de una especie de intercambio publicitario, y que por ello aquello era considerado trabajo.