AKM-GSI / GTRES

La madre de Britney Spears le reclama (mucha) pasta por la tutela

Lynne Spears pide dinero

Sus abogados reclaman 650.000 dólares por haber sido su apoyo.

CUORE.ES -

Lo de la familia de Britney Spears (40) con el dinero es un caso digno de estudio: ahora su madre le reclama mucha pasta por haberle dado apoyo durante la tutoría legal (que ella misma inició). Ahora ha empezado a quedar más claro por qué Britney arremetió como lo hizo hace unas horas contra su madre, Lynne Spears, a través de Instagram, asegurando que fue ella la culpable de su encierro, porque fue quien le sugirió a su padre que iniciara los trámites para colocar a su famosa hija bajo una tutela y que le había destrozado la vida.

Según acaba de salir a la luz, este lunes se presentaron una serie de documentos en los que los abogados de Lynne Spears solicitan que los responsables de manejar el patrimonio de la cantante le paguen 650.000 dólares en concepto de gastos legales por su participación en el caso sobre la polémica tutela, alegando que ella ha estado apoyando a Britney en su lucha por librarse de lo que considera una vida excesivamente controlada.

Sus representantes afirman que la madre se dedicó a buscar médicos expertos debidamente cualificados para su hija en mayo de 2019, y que más tarde abogó también por que el padre de Britney, Jamie Spears, fuera obligado a renunciar a su cargo como tutor legal. En esos mismos documentos se añade que Lynne discutió ampliamente con su hija la posibilidad de unirse a la tutela como parte interesada y que Britney aceptó encantada. De hecho, fue supuestamente ella quien le pidió a su madre que se involucrara en el caso en cualquier capacidad para "ayudarla a terminar con su pesadilla y la crisis que estaba atravesando".

El desglose financiero que se ha presentado para justificar el pago mencionado anteriormente explica que Lynne tiene una factura pendiente con el abogado Jones Swanson por un valor de 840.000 dólares, aunque él está dispuesto a aplicar un descuento del 40% para reducirla a 504.000 dólares, y con la firma Ginzburg & Bronshteyn, a la que debe 146.548 dólares en concepto de honorarios. Todo este asunto se debatirá en una vista el próximo 8 de diciembre, pero lo que queda claro es que, a lo mejor, no es que Britney necesite estar encerrada en casa, sino mantenerse bien lejos de su familia, pues entre su padre, su madre y su hermana (que recordemos que pronto va a sacar aún más trapos sucios en un libro), no parece que haya nadie dispuesto a echarle una mano en cuanto a su salud mental.